La ventana

Luis Carlos Peris

Si diez años no es nada, ocho…

TODO tiene explicación. En esta vida, cada asunto tiene su génesis y aunque haya algunos que no tengan una explicación científica, escarbando se da con la causa que la generó. Decíamos ayer que parecía que fue hace nada cuando la retirada en una plaza preciosa de carros del irrepetible Faraón y que había que ver que diez años hubiesen pasado tan fugazmente. Y claro que tiene explicación la cosa y es que no han sido diez los años de orfandad, sino dos menos, ocho hermosos y tristes años, ocho. En qué estaríamos pensando cuando, además, lo hablamos con el torero unas horas antes de tal parida. Bueno, pues ahora que rectificada queda la cuestión y para que deje de bramar la considerable legión de rectificadores que, como setas, ha brotado, nos reiteramos en que ahora parece más que nunca que el tiempo ha volado. ¿No va a volar, amigo, si se ha comido usted dos tacos de almanaque enteros y plenos?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios