Visto y oído

Francisco / Andrés / Gallardo

De boda

EN el momento de iniciarse el debate, los de Camera café en Telecinco curioseaban en el monitor del guardia jurado y en Al pie de la letra de Antena 3 retaban al concursante a saberse de memoria, tatachán, el himno de Sevilla de El Arrebato. Las cadenas que pasaron del encuentro político para interesarse más por su cuenta de resultados parecían unos cuñados que, por desplante, no acuden a la boda y al final hacen un poquito el ridículo. La estrategia de Antena 3 se centraba en jugar a destiempo el partido: ir directos al análisis.

El espectador del lunes estaba interesado en Rajoy y Zapatero, pero antes tuvo que sufrir la penitencia de los diez minutos de presentación y autobombo del moderador. El personal no zapeó entonces, lo que confirmó el interés pese a que en las dos primeras intervenciones los candidatos, bizqueando, parecían estar leyendo del teleprompter. Después de los nervios iniciales ambos se soltaron, con carteles incluidos, y hasta el realizador quiso no ajustarse demasiado a los rigores de la neutralidad extrema. Después del farragoso Solbes-Pizarro, la lid de los líderes fue llevadera y disputada, con pelea cuerpo a cuerpo, más allá de la esgrima. El decorado trazado por Paco Bello, con tonos morados, era menos frío de lo que se presentía y Rajoy fue el que intentó arriesgar más en su vestimenta, con corbata roja en pie de guerra. La Sexta no quiso aprovechar el intermedio para dar paso a la publicidad, abundando en un debate de analistas más multicolor que de costumbre en esta cadena, y pese a que La 1 seguía una línea demasiado formal, fue la favorita. Cuatro, también en su línea, dio paso al término de la Academia a un debate con jóvenes jaleando a Zapatero. ¿Y Canal Sur? También a su bola. Dirán que tienen bastante con los debates del terruño. A medianoche La Nuestra recreaba los asesinatos de Anthony King. Vaya crimen.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios