PASA LA VIDA

Al 'botellón' con 32 años

LA presunta y nefasta fiesta de la primavera, en realidad la macrobotellona sempiterna de las cuatro estaciones de Sevilla, donde el pasado 25 de marzo fue asesinado Francisco José Guerrero, pertenece a las convocatorias espontáneas y ligadas a la vida universitaria. La permisividad al consumo de alcohol y otras drogas por parte de adolescentes favoreció que los alumnos de Secundaria y Bachillerato también se sumaran a la movida de sus mayores, con la natural inclinación de los chavales y chavalas de 15, 16 y 17 años por dar la imagen de que su DNI no se corresponde con su identidad. La evolución de esta forma de diversión masiva, constituida como el hábito de toda la vida, en un contexto de inmadurez social que mantiene a los jóvenes más tiempo fuera del mercado de trabajo, y más años bajo el techo familiar por estar parados, en lugar de independizarse en pisos de alquiler, desvela la sorpresa de personas de dos generaciones distintas que están en el mismo sitio y a la misma hora para hacer lo mismo. Los que no quieren dejar de parecer jóvenes aunque tengan de 30 a 35 años, y los que sacan pecho de mayoría de edad pero son carne de Ley del Menor.

La investigación policial para desentrañar la autoría del crimen de la última macrobotellona ha planteado, como tesis inicial, la presunta implicación de un menor de edad que lleva navaja y se la da a un amigo de 32 años para pelearse con un joven de 23 años. Tres edades y un destino mortal. Salvo la asistencia a espectáculos multitudinarios de fútbol o rock, los individuos pertenecientes a una franja de edad de eso tan laxo que se llama juventud, buscan ir a ciertos sitios donde es mayoría la gente de su edad, y rehúyen otros cuando ven que su quinta no marca la pauta.

Si los machotes de 32 años se mezclan con mozalbetes de 15 años menos, para desahogarse y buscar ligue, y éstos optan por pegarse a ellos o pegarse con ellos, la probabilidad de conflictos sube como la espuma que beben empinando el codo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios