PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

A contramano y sin presumir

EN política, venden motos hasta los defensores de la bici. La visita de una delegación de la Asociación para la Planificación del Transporte de Japón, con el fin de conocer los sistemas de transporte público en Sevilla y su área metropolitana, se utiliza para dar la impresión de que los nipones "pretenden aplicar la experiencia sevillana". Seamos serios. En planificación, los japoneses nos dan cien vueltas. Para afrontar sus problemas de transporte, analizan muchos países y ciudades, no sólo Sevilla. Y en movilidad, lo único presentable es la red de carriles bici.

El anfitrión es José Antonio García Cebrián, rescatado por IU para viceconsejero de Fomento y Vivienda, tras su meritoria labor desde el Ayuntamiento de Sevilla en europeizar la ciudad a pedales. Comprendo que procure arrimar el ascua a su sardina. Pero no podemos presumir de sistema de transporte ni de intermodalidad, con una sola línea de Metro y una sola de tranvía. El anillo de los trenes de Cercanías sólo logrará un salto exponencial en el número de pasajeros cuando la línea C-2 se prolongue desde el apeadero de la Cartuja (que casi nadie utiliza) hasta Torretriana y hasta la estación de Metro de Blas Infante. Es muy mejorable la red de transporte público entre unos municipios y otros del Aljarafe, o entre Alcalá de Guadaíra y Dos Hermanas, y desde todos esos enclaves con Sevilla.

De lo que más pueden aprender los planificadores japoneses es de la tenacidad de la Asamblea Ciclista de Sevilla A Contramano. Celebra su vigésimo quinto aniversario. Abogar en 1987 por normalizar el uso de la bici y dejar de considerar el coche como medio imprescindible, equivalía a jugarse el tipo sobre el asfalto, a ser tomado a chacota y aguantar chanzas y desprecios. Pocos en la sociedad civil sevillana tienen tantos lazos europeos con entidades e instituciones, están tan al día en el debate sobre la regeneración de las ciudades, y ponen en práctica a pie de calle lo que proponen. Han demostrado que cuando se va en serio, y no de boquilla, la utopía se convierte en vida cotidiana.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios