La ventana

Al despertar de una noche como no hay otra

HABRÁ sido la noche más inquietante del año para la gente menuda y la más gozosa para los mayores, para esos padres que sentirán pagados de sobras sólo con ver los ojos de sus hijos ante lo que los Magos les han dejado. Es una noche que se recuerda a lo largo de toda una vida, aquella noche en que tuviste las primeras botas de fútbol o el primer mecano, aquella otra de un balón con el que jugar en una calle por la que pasaba un coche de habas a caracoles, o la de la bicicleta para una Sevilla que era un carril bici en su totalidad, con todas sus calles a disposición de esa orbea o esa gaytán con la que podías atravesar la ciudad de una punta a otra. Ha pasado esta noche como pasa por la cabeza la película de toda una vida y hasta aquel ruidito que te despertaba sin que te atrevieses a abrir los ojos resonaba en el habitual rato de insomnio diario que nos llegó con los años. Y es que son ya tantos...

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios