la ciudad y los días

Carlos Colón

La estación de autobuses del Prado

LA estación de autobuses del Prado es una de las obras más singulares de la arquitectura sevillana del siglo XX. Es una realización conjunta -según Albero Villar Movellán- de la última etapa de Juan Talavera y la primera de Rodrigo Medina Benjumea, aunque la Base de Datos de la Arquitectura Contemporánea de Andalucía la atribuye sólo a Rodrigo Medina Benjumea con la colaboración de otros arquitectos de Otaisa, como su hermano Felipe, Luis Gómez Estern y Alfonso del Toro.

Se sitúa en la frontera que separa el regionalismo y la primera modernidad sevillana de la arquitectura franquista de los años 40 y la desarrollista que devastará el centro histórico desde finales de los 50. Construida entre 1938 y 1944, une viviendas y estación con un concepto similar al mercado de entradores edificado por Talavera tres años más tarde. Según la base de datos antes citada, "la rotundidad de la pieza al exterior, incluso la formalización de los accesos de vehículos, alude a obras consagradas de la República de Weimar en un ejercicio de modernidad que hace uso del hormigón en su más elegante expresividad realizando un preciso trabajo que resuelve funcionalmente la estación"; destacando del proyecto la contraposición entre "la delicadeza del espacio interior, entre las enfáticas miradas longitudinales y las veladas visiones transversales, con el hermetismo de sus volúmenes y fachadas exteriores". El espléndido vestíbulo está decorado con murales de Juan Miguel Sánchez.

Hace no muchos años habría sido derribado sin piedad, porque la fobia a la historia de Sevilla no se cebaba únicamente con la arquitectura renacentista, barroca o decimonónica, sino también con la regionalista, la modernista y la del movimiento moderno. Ahora que el Ayuntamiento plantea su cierre -que personalmente considero gravemente perjudicial para los ciudadanos-, José Joaquín Gallardo, decano del Colegio de Abogados, ha recordado que ya en 2001 -porque el deterioro del edificio viene de lejos, como Antonio Burgos denunció hace casi justo una década- pidió su cesión para ampliar los juzgados.

Ahora, como ha informado el compañero Jorge Muñoz, Gallardo vuelve a pedir al Ayuntamiento y a la Consejería de Justicia "que estudien seriamente esta posibilidad, dado que la ubicación del edificio es excepcional, al colindar con los edificios del Palacio de Justicia y de los juzgados, así como con otras dos parcelas también municipales -el solar de Tussam junto a la estación y el del antiguo equipo quirúrgico- que pueden completar el complejo judicial". Sería una buena solución siempre que se respetara la personalidad de este gran edificio.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios