PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

El estrépito del butanazo

EN el Real Decreto 919/2006, publicado en el BOE de 4 de septiembre de 2006, se regula el reglamento técnico de distribución y utilización de combustibles gaseosos. Y no he encontrado la fijación del modo de anunciar al vecindario la llegada del camión con bombonas de gas butano. La costumbre de zarandearlas, metal contra metal, es uno de los ruidos más estrepitosos y desagradables que nos depara la vida cotidiana. Y no lo digo por mis tímpanos, que con en el periodismo están vacunados de sobresaltos, sino por los de muchas personas que se sienten con razón agredidas por ese contumaz empeño en hacerse notar sin gracia junto a la ventana de su casa. El Ministerio de Industria y Energía no explica en el BOE si existe o no una música oficial del butano. Que yo sepa, letra no hay. Pues nada, creemos una comisión nacional para remediar esa carencia. Seguro que Plácido Domingo se apunta para vocearla en su estreno, cual ¡Fígaro, Fígaro...!

Camino del trabajo, tras el almuerzo reparador, me crucé el viernes en dos calles distintas del barrio con sendos camiones cargados con bombonas de butano. Uno de Cepsa y otro de Repsol. En ambos casos el repartidor era un joven latinoamericano. Los dos, bien enseñados por sus jefes (españoles), zamarrearon a sus anchas la carga, como si fueran las campanas de Santa María, para pregonar su presencia y su mercancía. Qué manera de aporrear y desgastar sus envases. Comprendo que en algunos hogares están contemplando a esa hora Acorralada o Supervivientes, pero no hay por qué ensañarse.

Apelo a los departamentos de innovación en Cepsa y Repsol, dos multinacionales con presupuestos superlativos, para que inventen un modo característico, pero simpático y sostenible, de avisar a los consumidores de butano. Quien más quien menos se ha criado identificando la llegada del afilador por el sonido de su flauta o chiflo, y la del tapicero por su megafonía redundante. No podemos ir a peor.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios