Cosas que pasan

Ricardo Castillejo / Rcastillejo@grupojoly.com

La felicidad compartida

POR darle continuidad a las cuestiones pantojiles de las que vengo contándoles estos días de atrás -incluida la polémica exclusiva del promotor del concierto del Rocío-, quisiera cerrar este ciclo con los sucesos que tuvieron lugar el sábado en Cantora con motivo del 52 cumpleaños de la artista. Después, si la actualidad no demanda otra cosa, prometo dejarles descansar del tema una temporadita.

Sin embargo, ¿cómo no compartir la dicha que sintió Isabel en su casa? ¿Por qué ocultarles lo feliz que hizo con su invitación a ese club de fans que, por encima de dimes y diretes, siempre está ahí, al pie del cañón? ¿Qué sentido tendría callar lo buena anfitriona que fue y el gazpacho tan rico que preparó para agasajar a sus comensales? Al César lo que es del César y, en esta ocasión, la gladiadora Brutus Pantojus -acostumbrada a luchar contra los leones en la arena del circo mediático-, se ganó, con su generosa actitud, el dedo alzado del público emperador.

Así, la fiesta transcurrió en dos tandas y se prolongó hasta la madrugada. Acompañada de su madre, sus hijos-Kiko y Chavelita- y algunos amigos íntimos, al mediodía recibió a una pequeña representación de sus seguidores de toda España a los que hizo sentir en familia desde que llegaron a la finca. "Quiero que estéis como en vuestra casa", les indicó esta perfecta anfitriona que para el almuerzo sirvió una deliciosa paella seguida, de postre, por una no menos apetitosa tarta.

Ignoro si pediría doble deseo pero sí supongo que Isabel soplaría dos veces las velas porque, luego, durante la cena, contó con otro reducido grupito de comensales junto a los que bailó, cantó y confesó su intención, en cuanto la ocasión lo favorezca, de retomar la fallida actuación frente a la Blanca Paloma que tanta ilusión se hace.

Entre los regalos hubo de todo aunque, si me permiten el matiz, el mejor presente fue el que hizo ella. Corresponder el cariño que la gente nos demuestra es un noble gesto y una buena forma de limpiar una imagen dañada. Que cunda el ejemplo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios