Al frente de la Alhambra

EL pleno extraordinario del Patronato de la Alhambra y el Generalife designó ayer por unanimidad al musicólogo Reynaldo Fernández Manzano nuevo director del complejo monumental, a propuesta de la consejera de Cultura, Rosa Aguilar, que llevará hoy el nombramiento al Consejo de Gobierno de la Junta para su preceptiva ratificación. Se trata de una elección acertada por diversos motivos. Fernández Manzano, nacido en Granada en 1959, es licenciado en Historia Medieval, director del Centro de Documentación Musical de Andalucía y del Festival de Música de Cádiz. También es militante socialista y ha ocupado el cargo de concejal del Ayuntamiento granadino y director general de Instituciones del Patrimonio de la Consejería de Cultura. Su perfil de gestor cultural, que goza de generalizado prestigio, se antepone a su adscripción política, y evita el riesgo real existente de que el relevo de la anterior directora, Mar Villafranca, que dimitió por el escándalo de los servicios de audioguías del monumento, se resolviera de una manera sectaria y partidista. De hecho, el nombramiento del nuevo director había quedado pendiente en la reunión anterior del Patronato de la Alhambra por el rechazo de algunas de las instituciones representadas en su seno a la designación de un veterano socialista, ex consejero de la Junta y diputado en Andalucía y en el Congreso. Precisamente por esta oposición la consejera de Cultura optó por retirar la candidatura y entablar negociaciones durante los últimos días a fin de lograr que saliera adelante un candidato de consenso. Es lo que finalmente se ha hecho, alcanzándose la unanimidad, necesaria, entre la Junta, el Ayuntamiento, la Universidad de Granada y el Ministerio de Cultura, organismos a cuyo frente se encuentran los dos partidos mayoritarios, PP y PSOE. El carácter unánime del nombramiento y el perfil del director elegido permiten pensar que inicia su andadura al frente del monumento más visitado de España con los mejores auspicios, avalado por las instituciones y fuerzas políticas implicadas y con la experiencia suficiente en el ámbito cultural para asegurar un mandato eficaz y fructífero tras la crisis sufrida por la Alhambra. "Voy a trabajar desde el diálogo, con humildad y transparencia, y a hacerlo lo mejor posible", ha anunciado Reynaldo Fernández, comprometiéndose con la transparencia en la gestión y la colaboración plena con la Justicia en el esclarecimiento del caso que se investiga. Es un buen comienzo, por la actitud del nuevo director y por su designación nacida del consenso. También por que se hayan valorado los méritos académicos y profesionales del candidato por encima de sus afinidades políticas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios