desde mi córner

Luis Carlos Peris

La gran fiesta del adiós a Kanoute

Esta noche, todo sevillista debe estar en el adiós a un jugador que escribió lo más brillante de la vida del Sevilla

CUANDO una tarde del verano de 2005 lo vi fallando goles en Villarreal no podía imaginar que fuese a ser tan importante en la historia del Sevilla. Mucho menos imaginé que estábamos en el arranque de un bienio prodigioso en el que si el Sevilla fue acarreando plata para su sala de trofeos, gran parte de esa plata llegó por los buenos oficios de ese futbolista altísimo, desgarbado y que se hartó de equivocarse en aquella tarde en El Madrigal. Ese día empató el Sevilla de Juande con gol de Adriano, pero las sensaciones no eran como para presagiar lo que el equipo y ese futbolista largo y desgarbado iban a lograr en plazo muy breve.

Arza, Polster, Montero, Bertoni, Suker con la aportación anecdótica del gran Diego Maradona figuraban en el gran Olimpo de la historia del Sevilla, pero quedaba sitio para más gente y por ahí se coló un francés vocacionalmente africano que atiende por Frederic Kanoute. Piedra filosofal para el chorreo de títulos que llegaron a Nervión, sus goles sólo faltaron a lista en una final, la del Camp Nou con el Atlético de Madrid, pero en todas las demás dejó su sello de futbolista providencial. Y, claro, eso no lo puede olvidar ningún sevillista, por lo que esta noche no debería mostrar el coliseo de Dato ni una sola mota de cemento ni aceptar que ninguno de ellos se quede en casa.

Es la noche del adiós definitivo del gran icono y tendrá como argumento único la gran labor social que Kanoute está haciendo en el país de su padre, en Malí. Demasiadas cuerdas para que el violín no suene como este futbolista ya legendario merece. No es el adiós a un cualquiera, ni es un partido de homenaje con más de compromiso que de otra cosa. Llegó en el verano del Centenario y la celebración de ese Centenario duró dos años mediante el acarreo de plata en auténticas sobredosis. Gran parte de culpa de que tanto se alargase la efeméride fue de ese futbolista largo que tanto erró el primer día y que tantos aciertos acumuló con su albo uniforme del Sevilla.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios