La ciudad y los días

Carlos Colón

Sin guarderías

MÁS de 71.000 niños de 0 a 3 años empiezan a vivir en la provincia de Sevilla. Que se enteren dónde han llegado y quién les gobierna: para esos 71.316 niños hay una oferta de 18.635 plazas públicas de guardería. Por lo que 52.681 sevillanitos tendrán que buscarse la vida. Más bien tendrán que buscársela sus padres, pues las inocentes criaturas no disponen de recursos propios ni de entendimiento para darse cuenta que les ha tocado nacer en el culo de Europa. El mínimo de cobertura exigido por la Unión Europea es del 33%, Sevilla oferta un 25% y el resto de Andalucía un 28%. No es que seamos Zúrich, Ginebra, Viena o Copenhague, algunas de las ciudades europeas con mejor calidad de vida. Ni tan siquiera Vitoria, Pamplona, Santander o San Sebastián, que suelen encabezar las listas de las mejores ciudades españolas. Es que ni siquiera cumplimos, en este campo, los mínimos establecidos por la UE. Les queda a los padres el recurso a lo privado, con los gastos que ello supone.

Justo un día antes de publicarse esta noticia en nuestro periódico la oposición denunciaba que, pese a haberse comprometido a que los recortes debidos a la crisis no afectarían a Educación, la Junta le ha "metido un hachazo" de 512 millones de euros. Sobre las guarderías, puntualizó el secretario general del PP, "se pospondrá un año el cumplimiento del objetivo de creación de 100.000 nuevas plazas de guardería, ralentizándose el ritmo anual inicialmente previsto. De este modo, en el próximo año se incorporarán 1.000 nuevas plazas, lo que supondrá un recorte de 22,9 millones". Si esto se publica un día y al siguiente que estamos a 8 puntos de cumplir el mínimo establecido por la UE, y que se ofertan 18.635 plazas públicas de guardería para 71.316 niños, no cabe duda de que la cosa no tiene nada que ver con acoso mediático al gobierno andaluz, psoefobia o campañas de la derecha, sino con algo mucho más rotundo: la realidad. Ésta es siempre interpretable, desde luego; pero no hasta el extremo de hacer de la noche día o de lo negro blanco.

Andalucía, que nunca ha sido gobernada por la derecha, padece un déficit de políticas socialdemócratas que repercute, y muy gravemente, en el bienestar de los andaluces. La crítica a los 30 años de gobierno socialista en Andalucía no se basa, por lo tanto, en los resultados del cumplimiento de su ideario, sino en su incumplimiento; lo que se le puede reprochar con más argumentos a los socialistas es no haberlo sido. Si algún día gobierna la derecha se notará poco, ya que durante tres décadas hemos tenido una política retóricamente de izquierdas y prácticamente de derechas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios