Clave de Sur

Alberto Grimaldi

También es la hora de Andalucía

El votante de la comunidad será hoy determinante para el resultado nacional y el futuro de la Junta.

LOS andaluces somos los españoles que en mayor número estamos hoy convocados a la urnas si se divide el cuerpo electoral en función de la comunidad en la que se reside. También somos los que podremos elegir más diputados respecto a los que eligen otros territorios. Y como, además, el equilibrio de fuerzas que presentan las encuestas en nuestra región no tienen correlación directa con el vuelco que, de producirse hoy, supondría un sorpasso en la izquierda de este país.

La decisión individual que los votantes almerienses, gaditanos, cordobeses, granadinos, onubenses, jiennenses, malagueños y sevillanos tomen hoy -desde no acudir a las urnas, votar en blanco o de forma nula o elegir entre alguna de las candidaturas válidas- tendrá una fuerza colectiva que todos los partidos ven determinante, razón por la que en la campaña que terminó ayer, seducirlos ha sido objetivo común de todos ellos, singularmente de los protagonistas de este sistema tetrapartidista que se alumbró en diciembre de 2015 y que todo indica que se validará hoy.

Precisamente, el equilibrio final entre estas cuatro fuerzas en el Congreso de los Diputados puede depender en una parte nada despreciable del voto andaluz.

Como en toda España, estas elecciones dependen en buena medida de cuál sea el resultado del PSOE, partido que todas las encuestas sitúan en el conjunto de la nación por detrás de la coalición Unidos Podemos. Andalucía es el único territorio con gran peso poblacional en el que la confluencia de los partidos a la izquierda del PSOE no supera a éste, también según todos los sondeos.

Por tanto, aunque haya relativamente pocos escaños en juego respecto a diciembre (el Centro de Investigaciones Sociológicas cifraba en tres los que ganaría la unión de Podemos e IU, para su restándole dos a PSOE y uno a PP, que empatarían a 20), en el número de votantes totales, los andaluces, si siguen confiando en los socialistas como la fuerza más votada en la comunidad, pueden dejar sin efecto el sorpasso que todos los estudios demoscópicos pronostican.

También pueden, si finalmente deciden que el PP vuelva a ser el partido con más respaldo en el sur, como ocurrió a final de 2011 y en la primavera de 2012, algo que está igualmente hoy en juego, contribuir a que haya un mayor hundimiento de los socialistas.

Igualmente, si Unidos Podemos supera el millón de votantes que Podemos e IU obtuvieron por separado en diciembre, inclinar definitivamente la balanza para que surja un nuevo orden político, en el que el referente de la izquierda deje de ser el PSOE.

La capacidad decisoria de los 6.508.706 votantes andaluces, además, no sólo tendrá influencia importante en la composición de las Cortes Generales y las posibilidades de elegir un Gobierno para el Reino, sino que también pueden decidir el futuro de la gobernanza de la comunidad autónoma.

La presidenta de la comunidad autónoma decidirá sobre su futuro político personal teniendo en cuenta qué voten los andaluces hoy. Si el PSOE en Andalucía logra, como espera, ser más fuerte que el PP y con una distancia importante con Podemos, Susana Díaz será reclamada como nuevo líder de su partido en todo el Estado si el resultado de Pedro Sánchez empeora la marca negativa de diciembre: 5.530.779 papeletas (el 22% de los votos válidos) y 90 escaños.

Con un congreso ya convocado -fue aplazado en mayo por la cita electoral-, Susana Díaz tendrá su tercera ventana de oportunidad para optar al liderazgo nacional de los socialistas. De ser así, y aunque lo probable es que permanezca un tiempo como presidenta de Andalucía, se pondría en marcha un proceso sucesorio, como mínimo para decidir nuevo candidato a las autonómicas, que si no media adelanto serían en 2019, si no un nuevo presidente o presidenta antes del fin de la legislatura.

Así que hoy no es sólo la hora de España. Hoy también es la hora de Andalucía. Del resultado conjunto del voto individual de los andaluces dependerá ese futuro inmediato tanto en Madrid como en Sevilla.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios