las dos orillas

José Joaquín León

Su primer día de Corpus

ASÍ como se decía de Monteseirín que era su última procesión de esto y de lo otro, el jueves será el primer día de Corpus de Zoido como alcalde. No será la primera vez que participa en la procesión, pues en los últimos años ya salía como jefe de la oposición municipal. Pero no es lo mismo. El alcalde va en el centro, presidiendo, repartiendo sonrisas a derecha e izquierda, moviendo el cuello a uno y otro lado, lo que requiere de habilidades especiales. Por el contrario, el jefe de la oposición simplemente flanquea y queda como minimizado, como empequeñecido, como de quiero saludar a todos y no puedo.

Este jueves de Corpus será atípico. Toca en 23 de junio, con el verano ya entrado oficialmente. En los ritos de Sevilla, no será el cierre de la primavera, sino que llega casi en las vísperas de la primera Operación Salida de las vacaciones. Este año, con su Semana Santa tardía, y para colmo lluviosa, nos salió con retraso en todo. Pero las elecciones municipales se celebraron en su día previsto, el de los dos patitos de mayo, y algunos metieron la pata y así les ha ido. Todo eso se refleja en la procesión del Corpus Christi, que es como un barómetro de la ciudad, sin necesidad de encuestas. Según el sitio que ocupas en la procesión, es el poder que tienes.

El alcalde, sea quien sea, de un partido o de otro, debe ir rutilante. Eso lo consolidó Alejandro Rojas-Marcos. Antes Luis Uruñuela y Manuel del Valle, cada uno con su estilo, respondían a ese perfil del sevillano-serio-aunque-no-triste. Alejandro era más expresivo como alcalde. Además le tocaron los Corpus de la Expo del 92 y el Congreso Eucarístico del 93, que fueron de lo más turísticos y concurridos. Así que, a partir de Alejandro, el alcalde sonreía de oreja a oreja, que es como ir de costero a costero en el Corpus; algo menos Soledad, que también era de tendencias discretas, y mucho más Alfredo, que salía en esa mañana eucarística con cara de felicidad. No se saben los motivos.

Ahora llega Zoido, que ya se ha entrenado como jefe de la oposición. No tiene nada que ver. No es lo mismo lo de antes que salir después de los 20 concejales. En esa mañana de juncia y romero tendrá lugar su primera participación en una procesión de Sevilla tras la goleada. Y eso supondrá que todos serán de los suyos, teniendo en cuenta que el público del Corpus no era mucho del Gobierno social-comunista de antes, sino más bien al contrario.

Quede claro que esta procesión se celebra a mayor honor y gloria del Santísimo. Todo lo demás es secundario. Pero junto a su significado religioso, desde siglos pasados, ha sido la gran procesión cívica de la ciudad. Tiene algo de concurso de escaparate. Un alcalde que se estrena en el Corpus siempre tiene su interés.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios