Las dos orillas

José Joaquín León

La realidad española

GRACIAS, Luis Aragonés, de parte de Bibiana Aído. Desde que habéis ganado la Eurocopa, con visita incluida al presidente Zapatero en la Moncloa, nadie se acuerda de las miembras, ni de los teléfonos, ni de las bibliotecas feministas. Y nadie ha pedido que juegue un 50% de mujeres en esa selección machista en la que no se podía decir "delanteros y delanteras", otra muestra de la discriminación del idioma, porque delanteros son los que marcan goles y delanteras las que se tapan con sujetadores y sujetadoras. Me extraña que el Ministerio de Igualdad no haya protestado, que es a lo que se dedica mayormente. Y no lo digo ya por las jugadoras, pues el fútbol femenino también existe, sino por las directivas. En la Junta de la RFEF hay una sola mujer, Ana Urquijo, ex presidenta del Athletic, y ¡46 hombres! El director general de Cuatro, Daniel Gavela, dijo que la audiencia no había sido aún mayor porque hay muchas mujeres a las que no les gusta el fútbol. Y tampoco lo han acusado de machismo.

Pese a esta lacra, hay que reconocer que la selección de Luis Aragonés es una perfecta representación de los hombres y las tierras de España, como decían en tiempos del que ganó otra Eurocopa, aunque no era democrática como la de Zapatero. ¿Cuáles son las nacionalidades y regiones más importantes? La respuesta correcta es Andalucía, Cataluña y Madrid. Había seis catalanes, cuatro andaluces y cuatro madrileños. En total, 14 de 23; eso sí, en el reparto siempre le toca un poco más a los catalanes, porque quien reparte con arte, como Xavi y Cesc, se lleva la mejor parte. Y había dos valencianos, la cuarta comunidad. Completaban este elenco dos norteños asturianos (por la zona del Noroeste), un vasco (por una comunidad que incordia mucho pero sólo representa al 5% del Estado), un castellano-manchego, un castellano-leonés, un canario (por las islas) y un brasileño nacionalizado (símbolo de los inmigrantes, que son ya un 11% o así ).

Véase qué ejemplo más perfecto de la realidad española. Eso sí, con la discriminación machista, digna de ser consultada por teléfono, de las directivas, pese a que ya hay casos de presidentas como Teresa Rivero en el Rayo Vallecano, que fue la primera, y la citada Ana Urquijo en el Athletic de Bilbao. Este detalle se contrarrestó en parte con la presencia de la ministra Mercedes Cabrera, catedrática de Historia del Pensamiento, que es la máxima responsable del Deporte español, aunque casi nadie lo sabe.

España es un gran país, el mejor del mundo según la FIFA. ¿A quién le interesa el análisis de nuestra economía que presentó ayer Zapatero en el Congreso? Desde el domingo sólo nos importa el gran problema que tenemos: ganar el Mundial en 2010.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios