Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Una rutilante puesta en escena

Las apariciones feriales de Del Nido están rodeadas de una parafernalia que engrandecen la imagen del club

DESLUMBRANTE, con muchísima luz y un sinfín de taquígrafos, con una cohorte propia de un ministro en etapa electoral, así se presentaba en las casetas de Feria José María del Nido para cumplir con la tradición de acceder a los medios. Además, el día que habla él no hay quien abra la boca en el club, en todo lo que significa el Sevilla Fútbol Club. Así como los dirigentes de otros clubes van a su aire, dispersos por la vasta superficie de la ciudad efímera, en el Sevilla se hace todo, absolutamente todo, a la voz de José María para que salga un discurso único y para que no haya interferencias que no conducen a nada bueno.

Y ¿está bien lo que hace el presidente del Sevilla? Hombre, por supuesto que mal no está aunque suene a faraónico. Suele ir con ocho o diez personas, como mínimo, entre los que se encuentran los profesionales de los numerosos medios del club para que éstos registren con rigurosidad, idéntica a la que mostraba el taquígrafo de Franco, el inefable Lozano Sevilla, cuanto salga por la boca del efectivo presidente del Sevilla, del presidente que preside al club en la época en que más plata entró en la sala de trofeos. Digo que mal no debe estar, pues las cosas funcionan perfectamente en el club de Nervión y tampoco es malo el faraonismo que rodea dichas apariciones feriales.

Llega a las casetas donde es requerido en espléndido coche de caballos conducido por cocheros ataviados a la inglesa, como Dios manda, y sus acompañantes le siguen, habitualmente dos pasos por detrás, como ordena la Reina de Inglaterra con sus cortesanos, y la corbata de tonos rojos, que no haya equívocos. Si toda esta parafernalia no estuviese sustentada en la gestión que maneja de primera mano y que tanto brillo le proporcionó al Sevilla sería criticable por huera. Como se da el caso de que dicha gestión es altamente positiva, pues lo único que hay que hacer es aplaudirle porque, al fin y al cabo, la imagen del Sevilla sale abrillantada, que es de lo que se trata.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios