La ventana

Luis Carlos Peris

Una siembra que sigue dando frutos

CUANDO las cosas están como están para muchos de sus compañeros de partido, los reconocimientos a ella siguen sin fecha de caducidad. Rosamar Prieto-Castro se fue del Ayuntamiento por la Plaza Nueva; o sea, por la puerta grande de la Casa Grande, que ya es redundar. Todo es consecuencia de su categoría humana y de lo bien que congenió con todas las muchas varillas de ese gran abanico que se llama Sevilla. Desde la Delegación de Fiestas Mayores supo sembrar y la cosecha sigue dando frutos hasta con efecto retroactivo y esta noche va a recibir una distinción más. Ésta será por los méritos contraídos por esta sevillana vocacional en el espinoso terreno de la Semana Santa, sector en el que Rosamar se movió como a favor de querencia. Será una mención especial del Premio Demófilo que otorga la Fundación Machado a personas que, como Rosamar, aportan o aportaron a nuestra fiesta mayor.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios