Al punto

Juan Ojeda

Todos tranquilos

YA hemos tocado fondo. A partir de ahora, seguro, la economía española mejorará. Eso es lo que dijo el presidente del Gobierno en una comparecencia parlamentaria la semana pasada. Y todos suspiramos aliviados, incluidos los más de cuatro millones y medio de parados que contabiliza la EPA. Porque cuando Zapatero habla de crisis, de medidas de ajuste y de recuperación económica, todos nos lo creemos. No por obligación, que hasta ahí no hemos llegado, sino porque no nos olvidamos que fue él el primero en anunciar el pedazo de crisis que se nos venía encima, el primero que avisó de la recesión y el que advirtió que el número de parados superaría los cuatro millones, e incluso podría llegar hasta los cinco, y también fue él quién negó tajantemente lo de los brotes verdes. Por eso nos lo creemos.

Por eso, y por mucho más, porque se ha ganado a pulso nuestra confianza inquebrantable y porque nos ha dado muestras, más que sobradas, de clarividencia, y porque sabemos que sus diagnósticos, en lo político y en lo económico, son siempre acertados. Por eso nos sentimos aliviados, esperanzados y optimistas. Como él. Por eso es nuestro guía y ejemplo, y no le llamo oráculo, por miedo a que me tachen de cobista, pero de lo que estoy seguro es de que él es capaz de ver lo que los demás no vemos. Pero eso es porque, además de un poco torpes, somos bastante miopes. Por ejemplo, lo tenemos ahí, delante de nuestras narices, y no somos capaces de ver su espléndido papel como presidente de turno de la Unión Europea, que como dijo la también clarividente Leire Pajín, nos está llevando al estrellato cósmico -cuidado, no cómico- y al más alto nivel de prestigio internacional.

Así que no hay que hacer caso a los agoreros del Fondo Monetario Internacional -que desde que se fue Rato, son unos chapuzas- cuando dicen que la economía española no se recuperará hasta el 2016. ¡ Vamos, anda! O los de la agencia de calificación de riesgo internacional, esos de la S&P, que parecen el letrerito de un taxi, que nos rebajan el rating, poniendo en duda que, con un crecimiento del 0,7 de media, durante los próximos seis años, se pueda cumplir el plan de estabilidad y reducir el déficit hasta el 3%. Y por su culpa, nos baja la Bolsa y nos sube la deuda. Pero es que estos engañabobos no saben con quién se la juegan. Porque nosotros no estamos dispuestos a que nos comparen con los griegos -y eso que son buena gente- porque nosotros, entre otras cosas, vamos a tener un Senado en cinco idiomas. Así que, si Zapatero ha dicho que hemos tocado fondo y esto va a ir mejor, pues eso es lo que hay, porque hasta ahora se ha cumplido todo lo que ha dicho. Bueno, pues todos tranquilos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios