Crónica personal

Pilar Cernuda

¿A dónde va Pedro Sánchez?

El líder socialista dice encabezar la regeneración de su partido en una dirección que muchos de sus militantes rechazan y que corre el riesgo de permitir que se Iglesias quien le ofrezca formar gobierno y no al contrario.

Hace tiempo, mucho tiempo, que Pedro Sánchez marca distancias con lo que han sido señas de identidad del PSOE.

Él prefiere decir que encabeza la renovación del partido, pero un sector muy importante del PSOE, y no necesariamente de los que forman parte de la generación de Felipe González, se siente absolutamente alejado de lo que Sánchez defiende. Es la razón de que el bajón haya sido tan espectacular el 20 de diciembre, aunque empezó bastante antes, porque Zapatero hizo lo que hizo y dejó el país como lo dejó. Pero las propuestas de Sánchez, su escasa firmeza contra el independentismo y su acercamiento a Podemos han colocado al partido bajo mínimos y con el riesgo de que sea Pablo Iglesias quien le ofrezca a Sánchez formar parte de su Gobierno y no al contrario.

Sánchez propone ahora una reforma constitucional que recoja la singularidad de Cataluña y que permita una financiación negociada entre el Gobierno central y el autonómico. Propuesta que no está en el programa electoral y que además chocaría con la declaración de Granada que define la política territorial del PSOE, que recoge la defensa de la singularidad, pero también la igualdad de derechos de los españoles residan donde residan. Y ahí quizá ya no cabría la idea que se acaba de sacar de la manga Sánchez en un momento poco oportuno, cuando el Gobierno catalán acaba de pactar con la CUP un primer "desenganche" con el resto de España, el relativo nada más y nada menos que a la Seguridad Social.

Los sondeos dan un toque de atención a Sánchez: cuidado con Podemos, no vaya a ser que se produzca el sorpasso. Sin embargo, es tanto el recelo que provoca Sánchez en alguna gente de su partido que una "joven promesa" comentaba este fin de semana: "El sorpasso es una tragedia, pero al menos nos garantizaría que no gobernaríamos con Podemos. El Federal jamás aceptaría formar parte de un Gobierno presidido por Pablo Iglesias".

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios