El juez exculpa de los vertidos de Morón al concejal del PP Ramírez Sierra y procesa al ex alcalde Morilla

  • Considera que no hay indicios criminales sobre que el edil participara en la pasividad municipal en las labores de inspección, pero sí atribuye al ex regidor un delito contra la administración pública.

El juzgado mixto número uno de Morón de la Frontera ha ordenado el sobreseimiento provisional de las actuaciones incoadas contra el concejal popular del Ayuntamiento moronero Antonio José Ramírez Sierra, a cuenta de los vertidos de aguas residuales detectados a finales de 2006 en el arroyo del Cuerno, tributario del río Guadaíra. El juzgado, a la par, ordena la transformación de las diligencias en procedimiento abreviado por lo que se refiere al ex alcalde popular Manuel Morilla Ramos, a quien se le atribuye un posible delito contra la administración pública.

En un auto fechado el pasado 9 de febrero, la citada instancia judicial da cuenta de que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) elaboró un informe en febrero de 2007 sobre la "situación crítica de las aguas del río Guadaíra". En dicho informe, según el auto, figuraban tres denuncias de la Comisaría de Aguas formuladas en 2006 contra el Ayuntamiento de Morón de la Frontera, entonces gobernado por Morilla Ramos, por "los vertidos de aguas residuales del colector de la estación depuradora y un aliviadero, al cauce público del arroyo El Cuerno, tributario del río Guadaíra". Las denuncias, claro está, derivaron en los correspondientes expedientes administrativos sancionadores.

Y es que, pese a dos comunicaciones oficiales, la segunda de ellas directamente con destino al alcalde y siempre al objeto de que la Administración local asumiese sus "competencias en el alcantarillado y tratamiento de aguas residuales", la CHG "no obtuvo respuesta". Entretanto, y según el auto, en febrero de 2007 el alcalde había autorizado a la empresa Aceitunas Guadalquivir vertidos "condicionados" en la red de saneamiento municipal, aunque dicha autorización no contaba con la "preceptiva" y obligada comunicación previa a la CHG.

"Las industrias de aderezo carecían de autorización municipal de vertidos, salvo Frigoríficos Morón y Aceitunas Guadalquivir, que tenían autorizaciones ya caducadas", señala el auto mencionando que todos estos hechos "hubieron de llegar al conocimiento de las autoridades municipales". En ese sentido, este auto ordena la apertura del procedimiento abreviado contra el ex alcalde popular Manuel Morilla Ramos por un posible delito contra la administración pública a cuenta del "dictado de una resolución contraria a derecho o dejación patente de sus funciones". Respecto al actual concejal Antonio José Ramírez Sierra, dicho auto decreta el sobreseimiento provisional de las actuaciones "al no existir indicios criminales de su participación en la pasividad municipal en las labores de inspección, control de vertidos ilegales y efectiva prevención".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios