La alerta se acentúa en la Vega

  • El riesgo de inundación mantiene a 500 personas fuera de sus casas · La presa de Alcalá alcanza su cota máxima y enciende la alarma hasta La Puebla del Río

El agua no abandona los municipios de la provincia. Lora del Río, Tocina y Cantillana amanecieron de nuevo con calles inundadas. El caudal del río se ha reducido hasta llegar a los 587 metros cúbicos por segundo, pero los embalses siguen soltando agua lo que hace temer que se produzcan más anegaciones. En la jornada de ayer no hubo que desalojar más viviendas, pero las 500 personas que han sidoevacuadas aún no han podido volver a sus casas. Y lo que es peor, aún no saben cuándo podrán hacerlo.

En Lora del Río todavía siguen inundadas la Alameda del Río, la Avenida del Castillo y el barrio de Nueva Sevilla. El puesto de mando avanzado continúa instalado allí a la espera de que la situación se normalice. En Tocina, donde 22 familias permanecen desalojadas, la principal novedad se produjo con la interrupción de la línea ferroviaria entre Sevilla y Mérida a consecuencia de la anegación de las vías a su paso por esta localidad.

Otro municipio afectado por las inundaciones es Cantillana, donde la zona de la Alameda, antiguo cauce del Guadalquivir, amaneció ayer anegada, como ocurriera hace 14 años. Cerca del casco urbano también discurre el Viar, un afluente que ayer se desbordó, provocando que sus aguas estén a punto de inundar Los Pajares, una pedanía en la que la mayoría de las casas se encuentran deshabitadas, ya que sólo se ocupan los fines de semana o en la romería de la Divina Pastora.

El caudal del Guadalquivir baja en estas localidades, pero aumenta en la presa de Alcalá del Río hasta alcanzar la cota de seguridad, lo que obliga a desembalsar una gran cantidad de agua que pone en serio riego de inundación los municipios que se encuentran en la Vega Baja: La Algaba, Santiponce, Camas, San Juan de Aznalfarache, Gelves, Coria del Río y La Puebla del Río. Al cierre de esta edición la Delegación del Gobierno de la Junta aún no había registrado ninguna incidencia en dichos pueblos.

Por otro lado, en Écija la situación se ha normalizado al bajar el nivel del Genil tres metros, lo que ha facilitado la vuelta de los habitantes de la pedanía de la Isla del Pítamo a sus hogares, tras haber tenido que ser evacuados el martes cuando la zona se inundó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios