La mirada de los de fuera

  • Varias empresas sevillanas ofrecen rutas turísticas durante la Semana Santa para conocer la fiesta.

SESENTA turistas aguardan sentados en la Plaza Virgen de los Reyes a la espera de que la Hermandad de los Negritos comience su recorrido por la carrera oficial. Aquí, en las 60 sillas reservadas por la empresa TourCofrade, verán todas las cofradías del Jueves Santo y la Madrugada. Para Javier Méndez, fundador de esta empresa, "todo un privilegio y ellos lo saben". La tarifa, 85 euros por cabeza.

Varias empresas turísticas ofertan en cuaresma y Semana Santa rutas especiales para conocer de primera mano la fiesta. Engranajes Culturales, Ispavilia, Conocer Sevilla y TourCofrade son algunas de ellas. Esta última ofrece su actividad durante toda la semana y, además de ver las cofradías, incluyen la visita a varias iglesias y al taller de Jesús Méndez Lastrucci, donde descubren cómo se talla la madera y se moldea el barro. "El 40% de nuestros clientes son nacionales, del norte del país; otro 40% europeos, la mayoría italianos, franceses e ingleses; y un 20% latinoamericanos", apunta Javier Méndez, uno de los fundadores de esta empresa, de un año y medio de vida, que cuenta con el apoyo del Consejo General de Hermandades y Cofradías de Sevilla. "Se sienten privilegiados de poder ver la Semana Santa en la carrera oficial y les impresiona ver a la gente levantarse cuando suena el himno de España", apunta Méndez, que cuenta como guía con Francisco Javier Segura Márquez, pregonero de 2013.

A Olivier Beatrix fue la "gran devoción" hacia las imágenes lo que más le sorprendió cuando conoció la Semana Santa hace ya diez años. Natural de Francia, señala que en Perpiñán también celebran esta fiesta religiosa, pero "no con tanto fervor": "Veo como algo bueno que la gente viva la religión de esta manera, me llama la atención que toda la ciudad participe de la fiesta, pero reconozco que la primera vez que vi a un nazareno me recordó al Ku Klux Klan", señala el francés con cierto pudor.

No es el único al que los capirotes le evocan la imagen de la organización xenófoba. Oscar Hernández, de Engranajes Culturales, asegura que son muchos los americanos que opinan igual. "No entienden por qué van cubiertos, pero cuando les explican el origen de la figura del nazareno y el verdadero significado del antifaz, cambian de parecer", apunta el guía.

Esta empresa de servicios culturales oferta una actividad de "acompañamiento" durante esta semana, muy demandada, sobre todo, por turistas franceses, según señala Óscar Hernández. "Para ellos no es sólo un rito religioso, buscan el valor antropológico y social", apunta. "Quieren conocer el por qué, el valor patrimonial y el mundo que hay detrás de los pasos: los imagineros, bordadores, orfebres...".

Pero el concepto que traen algunos turistas de la fiesta, a veces, choca con la realidad. "Muchos esperan jolgorio, fiesta, cante, música. Les sorprende mucho las cofradías de silencio, la austeridad de algunas hermandades", indica el guía de Engranajes Culturales, una opinión que también comparte Adrián Yánez, de la empresa Ispavilia: "Desde fuera se ve la parte más folclórica, no el lado espiritual y de respeto".

La empresa sevillana Ispavilia planteó del 15 al 28 de marzo un recorrido por más de 500 años de historia cofrade en la ciudad de Sevilla, Leyendas y Secretos de la Semana Santa. Se trata de una ruta de tres horas que arranca en la parroquia de San Roque y sigue en la capilla de los Ángeles, sede de la Hermandad de los Negritos, una de las cofradías más antiguas de la ciudad. "Explicamos detalles y curiosidades en las que no solemos fijarnos en plena bulla", apunta Yánez. El guía señala que el perfil de los participantes es de lo más variado, destacando el público local y personas de origen extranjero que llevan varios años viviendo en Sevilla.

Hoy, a las 11:30, y mañana, a partir de las 16:30, Florencio Quintero, fundador de Conocer Sevilla, ofrecerá una nueva ruta de acompañamiento. La idea es guiar a los turistas por la ciudad para que puedan conocer la Semana Santa sin agobiarse con las típicas bullas. "Los extranjeros no entienden muy bien nuestra cultura, necesitan saber el por qué, qué ocurre, qué están viendo", apunta Quintero. El historiador añade que son muchos los visitantes, especialmente los nacionales, que se sorprenden por el léxico que utilizan los costaleros. Palabras como chicotá o revirá no entran en su vocabulario.

Álvaro González es un hermano de la Cena que vive en Bath, Inglaterra. Está casado con una inglesa que ha visitado varias veces Sevilla en Semana Santa. "No le gusta las bullas, lo considera como algo peligroso y reconoce que cuando vienen sus amigos a Sevilla sólo buscan el buen tiempo y buenos bares", dice.

"A los ingleses les sorprende que se interrumpa la actividad normal de la ciudad, sobre todo que cierren las tiendas", explica. Su mujer reconoce que se trata de una cultura y unas celebraciones "muy enriquecedoras", aunque con ciertos toques "clasistas". "Dice que no importa que no seas de la ciudad, la gente te hace partícipe de todas sus fiestas, te hace sentir un sevillano más. Ella usa el adjetivo enlighten para describir nuestra Semana Santa, que significa iluminado. Es curioso el concepto que tiene".

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios