El Consistorio prorroga el alquiler de los trenes, por los que paga 37.500 euros al mes

  • Tussam defiende que la renta por el arriendo es igual a la amortización por compra

Comentarios 3

Tussam ha prorrogado el contrato de alquiler de las unidades de metro que están siendo utilizadas para explotar comercialmente el tranvía y por las que paga al mes 37.500 euros, a razón de 7.500 euros por cada uno de los cinco convoyes cedidos por CAF-Santana a la empresa municipal de transportes de Sevilla inicialmente por un periodo cerrado de año y medio, esto es, de marzo de 2007 a octubre de 2008.

La prórroga del arrendamiento de los trenes responde a una cuestión: la imposibilidad real de CAF-Santana, adjudicataria del material móvil del tranvía, de poder entregar trenes que puedan circular con autonomía propia un tramo superior a los 400 metros -entre Archivo de Indias y Arquillo- para así poder eliminar las catenarias junto a la Catedral, convoyes que serían objeto de un nuevo contrato, esta vez de compra, con un precio aún por definir.

La adjudicataria retiró en septiembre pasado una de las unidades del Metrocentro para ensayar en su factoría del norte un nuevo sistema de propulsión sin necesidad de alimentación por tendido eléctrico. El tren avanzaría a través de supercondensadores que funcionan con energía reactiva, un método pionero que no se utiliza aún en ninguna red de tranvías ni metro a nivel mundial y que podría incluso garantizar recorridos superiores al tramo mínimo exigido en Sevilla y circular sin catenarias desde Puerta de Jerez hasta Plaza Nueva.

El director gerente de Tussam, Carlos Arizaga, confirmó a este periódico que el Consistorio está a la espera de ser citado por CAF para comprobar los ensayos en circuito cerrado, algo que, por supuesto, adolece de plazos y fechas cerradas.

Hasta entonces, será necesario prorrogar anualmente el contrato de alquiler de los trenes , una solución que no preocupa ni a los responsables políticos ni a los directivos técnicos de Tussam. "La sustitución de los postes que sujetaban las catenarias por las farolas fernandinas en la zona histórica ha acabado ya con el impacto estético, por tanto la presión que tenemos ahora para eliminar definitivamente el cableado es menor", suscribe Arizaga.

Tampoco es un problema económico, aduce taxativamente hasta el punto de rechazar que exista un sobrecoste: "Hay cierta desinformación porque parece que estamos gastando doble, ahora en alquilar y después en comprar, cuando no es así. Los fondos para el material móvil estaban reservados y se están empleando, independientemente del régimen de adquisición", dice Arizaga.

El gerente de Tussam sostiene que el coste de alquiler de los tranvías es el mismo que el coste de amortización en caso de compra. "En términos de coste es asimilable, e incluso esta fórmula beneficia más desde un punto de vista contable, ya que el alquiler relaja más en los primeros años que la compra de todo el lote de trenes".

El material móvil de la primera fase del Metrocentro fue adjudicado en 20,7 millones de euros y recogía cinco trenes en alquiler y otros tantos definitivos que debían estar, hipotéticamente, ya en uso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios