Llega una de las tuneladoras de la SE-40 sin tener aún el proyecto de los túneles

  • El plazo de inicio de las obras de los cuatro pasos bajo el Guadalquivir, a la altura de Coria del Río, está en el aire hasta que Fomento solucione el modificado del ex ministro José Blanco que los rebajó a dos.

Comentarios 9

El Muelle del Centenario del Puerto de Sevilla recibió esta semana las primeras piezas de una de las dos tuneladoras de 14 metros de diámetro que servirán para construir los cuatro túneles de la SE-40 bajo el Guadalquivir, en el tramo entre Coria del Río y Dos Hermanas. Cada túnel tiene una longitud superior a los 2 kilómetros. La máquina en cuestión ha sido adquirida por la UTE formada por Azvi, OHL y Sando y fabricada por la compañía francesa NFM Technologies. Todavía quedan bastantes meses para que estas máquinas empiecen a funcionar porque el proyecto de obra de los túneles está sin definir.

La cabeza de este topo mecánico que cortará el terreno tiene 14 metros de diámetro, el doble de dimensiones de la que se utilizó para el Metro de Sevilla. Todavía queda por llegar una segunda tuneladora, encargada al mismo fabricante por parte de la otra UTE: Aldesa construcciones, Copisa y Bruesa.

La máquina se recibe cuando el proyecto de los túneles bajo el río aún no ha sido aprobado definitivamente por Ana Pastor, la nueva ministra de Fomento del Gobierno de Mariano Rajoy (PP). Por tanto, no hay plazos ni fechas ciertas sobre cuándo podrán comenzar su trabajo las tuneladoras. Fomento prefirió guardar este miércoles silencio sobre la llegada de esta maquinaria. Este periódico intentó sin éxito obtener algún dato ministerial.

Las obras de la SE-40 en el tramo de los túneles a la altura de Coria del Río acumulan un retraso de años por la decisión del Ejecutivo de Zapatero de modificar el proyecto para reducir los túneles a la mitad: de cuatro a dos. El argumento era la crisis económica. El PP prometió recuperar los cuatro túneles si llegaba al Gobierno central, como así ha sido, aunque todavía no ha dicho cómo será ese proyecto definitivo.

Según los populares, un factor esencial que agilizará los trámites administrativos de estos túneles es que ninguna de las dos UTE constructoras llegaron a firmar el modificado aprobado por el anterior ministro de Fomento, José Blanco, según confirmó ayer a este periódico el diputado andaluz del PP, el aparejador Jaime Raynaud. "Las constructoras no se comprometían a hacer una obra que no cumpliera la normativa y que suponía un perjuicio económico para las empresas. Eso es ahora un rayo de esperanza porque la solución administrativa de ese modificado será menos compleja", afirmó Raynaud.

Raynaud confirmó también que el inicio de los túneles no será de hoy para mañana. Una buena prueba de ello es que la ministra de Fomento no habló de plazos ni de llegada de tuneladoras cuando estuvo en Sevilla a finales de febrero y sólo dijo que no se admitirían "chapuzas" en la obra de la segunda ronda SE-40.

De un Puerto francés

Procedente del puerto francés de Corcoué-sur-Logne, en el río Loira, el buque Resolution atracó en el muelle sevillano con la máquina de 2.200 toneladas de peso repartidas en distintas piezas. La operación de descarga la realizó la empresa estibadora Terminales Marítimas de Sevilla.

Las piezas de la tuneladora se están transportando desde el Puerto de Sevilla hasta Coria del Río en siete camiones especiales durante toda esta semana, uno de los cuales es de 18 ejes.

El traslado obligó al Ayuntamiento de Gelves a despejar de coches aparcados su travesía. Debido a las enormes dimensiones de la tuneladora hasta las obras de la SE-40, el Consistorio pidió a los vecinos que dejaran libre el margen de la autovía Sevilla-Coria del Río a su paso por Gelves. También se impide temporalmente el estacionamiento desde el martes 6 de marzo al sábado 10 de marzo entre las nueve de la noche y las seis de la mañana.

La francesa NFM Technologies fabrica las tuneladoras. Son máquinas que avanzan por presión de tierras (EPB) y ejecutarán túneles de 2.180 metros bajo el río en terreno de arenas, gravas y margas. Las máquinas disponen de cuatro sistemas de inyección independiente para la bentonita, la carga de piedra caliza, de espuma y polímeros para asegurar un mejor control de la presión de la tierra bajo el río.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios