Sevilla

"Mientras siga el problema, volveremos"

  • Los bomberos Manuel Blanco, Julio Latorre y Quique Rodríguez han llegado a la estación de Santa Justa este jueves por la tarde tras ser juzgados en Grecia.

Fin a la pesadilla de Manuel Blanco, Julio Latorre y José Enrique Rodríguez. Los bomberos sevillanos juzgados en Lesbos ya se encuentran en España, donde han aterrizado a mediodía en el aeropuerto de Madrid. Poco antes de las las 17:30 han llegado a la estación de Santa Justa, en Sevilla.

Los bomberos fueron absueltos este lunes por la justicia griega de un delito de tráfico de personas tras un duro interrogatorio de la Fiscalía. Los tres bomberos sevillanos de la ONG Proem-Aid se enfrentaban a una posible condena de hasta diez años de prisión por un delito intentado de tráfico de personas.

Familiares, amigos y compañeros de profesión de los bomberos esperaban con pancartas de apoyo y las llamativas camisetas naranjas de la ONG Proem-Aid este jueves por la tarde al AVE de las 17:21, donde viajaban desde Madrid el sargento de Bomberos de la Diputación de Sevilla Manuel Blanco y Quique Rodríguez y Julio Latorre, del parque del Ayuntamiento hispalense. La Justicia ha dictado sentencia a su favor, pero reconocen que el susto aún lo tienen dentro.

“Yo tenía la cabeza muy tranquila, sabía que todo iba a salir bien, pero lo cierto es que el juicio fue muy duro psicológicamente. La fiscal tenía un tono muy agresivo y las preguntas que nos hacían eran muy enrevesadas. Nosotros no estamos acostumbrados a situaciones de este tipo y se hizo muy duro”, ha admitido Julio Latorre a su llegada a Santa Justa.

Los bomberos se mostraron abrumados ante la cantidad de periodistas, fotógrafos y cámaras concentrados en la pasarela central de la estación. Algunos de ellos no pudieron ni siquiera desprenderse de sus mochilas antes de atender a los medios. “Sobre nosotros ha pesado una condena durante más de 800 días. Lo único que hicimos fue ir a un lugar donde hombres, mujeres y niños morían ahogados por huir de la guerra y la extrema pobreza”, ha comentado Manuel Blanco. “Todo se ha solucionado y estamos muy contentos y agradecidos, pero el motivo por el que fuimos a Grecia continúa existiendo. Seguimos condenados a salvar vidas y mientras siga el problema, volveremos”.

Los bomberos sevillanos creen que esta sentencia a su favor no sólo les beneficia a ellos: “Se estaba juzgando a personas que ayudaban a otras. Se estaba intentando penalizar la solidaridad, se estaba criminalizando la ayuda humanitaria y esta sentencia demuestra que salvar vidas no es delito”, ha subrayado Blanco.

Los aplausos y gritos de los familiares y amigos no cesaron durante todo el recibimiento. Entre ellos también estaban los compañeros que acudieron con ellos a Lesbos aquel mes de enero de 2016 pero que no estaban en la embarcación danesa en la que Manuel, Julio y Quique fueron detenidos por la Guardia Costera griega. Detrás de las pancartas también había representantes del grupo municipal Participa Sevilla, así como el diputado Diego Cañamero, que llegó en el mismo tren que los tres bomberos y no dudó en ponerse tras una pancarta cuando vio la comitiva de recibimiento que espera a los bomberos sevillanos, que este verano quieren poner de nuevo el proyecto Agua, que reconcilia a niños refugiados con el mar. “Estamos muy cansados. El viaje ha sido duro, largo y muy estresante, pero ya estamos pensando en nuevos proyectos y en volver cuanto antes al Mediterráneo”, ha concluido Quique Rodríguez, el más joven de los tres bomberos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios