Sevilla

Un compromiso cumplido tras 27 años

  • La Fundación Cajasol acoge la presentación del libro 'Jirones de toda una vida', con textos de Francisco Infantes Florido recopilados y presentados por Carlos Infantes y José Luis López

El periodista Javier Rubio, José Rodríguez de la Borbolla; Antonio Pulido, presidente de la Fundación Cajasol; el doctor Carlos Infantes; Francisco Correal, periodista de 'Diario de Sevilla'; y José Luis López, que ha coordinado la edición del libro. El periodista Javier Rubio, José Rodríguez de la Borbolla; Antonio Pulido, presidente de la Fundación Cajasol; el doctor Carlos Infantes; Francisco Correal, periodista de 'Diario de Sevilla'; y José Luis López, que ha coordinado la edición del libro.

El periodista Javier Rubio, José Rodríguez de la Borbolla; Antonio Pulido, presidente de la Fundación Cajasol; el doctor Carlos Infantes; Francisco Correal, periodista de 'Diario de Sevilla'; y José Luis López, que ha coordinado la edición del libro. / Fotos: Gabriel Mármol Torres

Poemas, prosa, cuentos, romances, canciones y nanas, personajes populares, flamenco. Páginas que encierran un reencuentro familiar. Del hijo al padre. Un compromiso cumplido veintisiete años después. Un homenaje a un hombre comprometido con su tiempo. De gran inquietud. Emprendedor. Amante del flamenco. Amigo de Azaña, Lorca, Jorge Guillén o Antonio Machado. Liberal de formación. Políticamente instalado en la izquierda republicana. Hijo de Almadén de la Plata. Hermano de un obispo. Un libro que encierra muchos libros. Todo eso es Jirones de una vida (Páginas del Sur), la obra que recoge la producción literaria de Francisco Infantes Florido, entre ellas la canción La Hija de don Juan Alba, inmortalizada por María Dolores Pradera, que se recoge en sus distintas versiones. El libro ha visto la luz gracias al empeño de su hijo, Carlos Infantes Alcón, eminente cirujano cardiovascular; y la coordinación de José Luis López. El patio de la Fundación Cajasol se llenó ayer por la tarde de familiares, amigo y personalidades en una presentación amenizada por la guitarra del Niño de Pura y la voz de Pura Navarro.

"Hoy 27 años después de su muerte y más de 45 años juntos tengo la sensación de que empiezo a cumplir el compromiso que me puse el día que murió", dijo Carlos Infantes sin poder contener la emoción por ver, al fin, la valiosa producción literaria de su padre, la que no fue destruida y que Amparo, su secretaria, se afanaba en pasar a máquina. "Me conciencié de que tenía que hacer algo con la obra literaria de mi padre".

Y vaya si lo ha conseguido. Como expuso Francisco Correal, periodista de Diario de Sevilla que participó en la multitudinaria presentación, "este libro es muchos libros, No lo verán ustedes en los escaparates de las librerías de culto ni en los suplementos literarios de los diarios. Y sin embargo es el trabajo de un gigante, el legado de un renacentista que tiende puentes insasibles entre ágrafos y políglotas, que aprendió los cantes y las coplas con los gañanes y muleros, fue amigo de Azaña y Belmonte y se carteó con Churchill, Pío XII, Kennedy y Kruschev".

Con este libro no sólo se descubre un nuevo exponente de la Generación del 27, sino que, como abundó el doctor Infantes, se homenajea a aquellos otros que no pudieron escucharse, "voces olvidadas, silenciadas, destruidas". Jirones de toda una vida tendrá una amplia difusión por los pueblos de Andalucía, "para que llegue al mundo rural del que el autor procede".

Republicano de izquierdas, estuvo a punto de ser fusilado y se casó con una granadina de una familia acomodada de ideología totalmente contraria. El doctor Infantes destacó este hecho para ahondar en la calidad moral de su padre: "Su actitud nos demostró que no debe haber problemas si existe un proyecto común". Amante del arte, compartió charlas, copas y alegrías con pintores, toreros, cantaores... en una de esas noches escribió La hija de don Juan Alba, cuya letra cambió por las presiones de su hermano José Antonio Infantes Florido, más tarde obispo de Córdoba.

La presentación de la obra estuvo hilvanada por la lectura de alguno de los textos por parte del crítico taurino José Luis López, coordinador de la obra, y que conoció a Carlos Infantes hace ya algunos años cuando lo operó del corazón. El presidente la Fundación Cajasol, Antonio Pulido, anfitrión de la tarde, dedicó durante su intervención unas destacadas palabras para Francisco Infantes Florido: "Este libro encierra un valor literario innegable. Vamos a tener la oportunidad de conocer su obra. Tiene el valor histórico de la recuperación de la memoria de todo un tiempo y la figura de un hombre comprometido con la sociedad que le tocó. Fiel a sus principios. Entregado a la difusión de la cultura".

López, que se ha empapado gracias a la coordinación del libro de la obra de Infantes Florido, "una narrativa fresca y sencilla, de amplio vocabulario", lamentó no haber tenido la oportunidad de conocerlo. "A él le hubiera gustado tener una presentación como esta", señaló aludiendo al flamenco que adornó la velada.

El ex presidente de la Junta de Andalucía, José Rodríguez de la Borbolla, fue otro de los oradores encargado de ensalzar libro y autor. "Esto es un acto de amor al padre, y a la madre que está detrás de todo; y un homenaje a la cultura popular, a la tolerancia y la compasión como virtud humana. Él supo practicar esa tolerancia sin ánimos de revancha, aunque con dolores y rompimientos íntimo. Tolerancia y compasión marginadas de nuestra realidad social y política actuales y que tenemos que exigir". Rodríguez de la Borbolla puso como ejemplo de tolerancia a otro Infantes Florido, el sacerdote, que siendo párroco del Salvador organizó la primera y segunda edición de las Semana de Pensamiento Actual. Eran los años 1963 y 1964 y en ellas colaboró un joven Felipe González. Unos años más tarde, en 1986, siendo uno obispo de Córdoba y delegado para el Patrimonio Cultural de los obispos del sur y otro presidente de la Junta de Andalucía, rubricaron un acuerdo para restaurar el patrimonio cultural de la Iglesia. "Soy devoto de la poesía popular, como la que practicaba Infantes Florido", aseveró Rodríguez de la Borbolla volviendo al autor. "He crecido -como varias generaciones más, antes de la mía, sobre todo- entre coplas y cantares, entre cantos populares y escritores amantes de la vida popular", destacó, añadiendo que "todos los cantares del alma de Andalucía y de España, y todos los grandes poetas amantes de la cultura popular, ¡y hasta el Cantar de los Cantares y San Juan de la Cruz!, están detrás de los escritos singulares, emotivos, hondos y valiosos, de Paco Infantes Florido".

El periodista Javier Rubio, por su parte, aseguró que a simple vista el libro era "una prodigiosa y cabal demostración de amor filial". Rubio ahondó durante su intervención en "el reguero de espiritualidad posconciliar" que salpica un puñado de los textos.

Los beneficios obtenidos por la venta del libro Jirones de toda una vida, de Francisco Infantes Florido, se destinarán a las Hermanas de la Cruz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios