Los 100 despidos de Mercasevilla costarán casi 4 millones

  • El mercado central ampliará capital para afrontar el pago del ERE La liberalización del pescado deja fuera a la mitad de la plantilla.

Comentarios 14

El gobierno municipal se mantiene firme en su decisión de despedir a la mitad (98) de los dos centenares de trabajadores públicos de Mercasevilla una vez apruebe definitivamente la liberalización de los servicios públicos que esta plantilla venía prestando de forma obligatoria a los mayoristas de la lonja de pescado. 

El Ayuntamiento de Sevilla recalcó este lunes que no se plantea retirar el despido colectivo de los 98 trabajadores públicos de Mercasevilla y que seguirá adelante con el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) previsto, pese a las reiteradas peticiones de la plantilla para que retire el expediente. El coste de este despido es alto y se buscará financiación para pagar los "casi cuatro millones de euros" que cuesta, según los datos ofrecidos este lunes por Gregorio Serrano (PP), presidente de Mercasevilla y concejal delegado de Economía, Empleo, Turismo y Comercio. 

El edil añadió que se ampliará el capital social del mercado central de abastos como fórmula para pagar esos millones de euros. Para lograr este objetivo, los socios mayoritarios de la sociedad (el Ayuntamiento sevillano y el estatal Mercasa) "tendrán que poner su parte del ERE", aclaró Serrano. Al Consistorio le corresponde el mayor desembolso de dinero, más de dos millones, al tener más de la mitad del capital social: un 51%. 

Serrano anunció también que se están resolviendo las alegaciones a los nuevos reglamentos del mercado de abastos aprobados en su fase inicial, de forma que en el próximo pleno el gobierno local intentará aprobarlos definitivamente. Con toda seguridad la intención es superar el último trámite administrativo antes del verano. 

Este cambio normativo recoge precisamente los servicios públicos que dejarán de prestarse en el mercado del Barranco: carga/descarga de la mercancía, pesaje, facturación y cobro del pescado. Hasta ahora esos servicios se prestaban de forma obligatoria por parte de Mercasevilla a cambio cobrar cánones a los mayoristas de hasta un 3,59% de las ventas diarias. Se impondrá, pues, el libre comercio según oferta y demanda. 

La plantilla pública del mercado central ha peleado hasta la extenuación con huelgas y protestas de todo tipo contra esta medida. El pasado 27 de marzo culmino el calendario de huelgas aprobadas por la asamblea general de trabajadores y llevadas a cabo en plena Semana Santa: viernes 22, Martes y Miércoles Santos. Ayer los empleados se concentraron en la Plaza Nueva coincidiendo con el Pleno municipal en el Ayuntamiento "contra la privatización, por el empleo público y por el convenio colectivo, que pretende usurparnos". 

La protesta de los trabajadores públicos consiste en mantenerse firme sin facturar ventas de pescado durante las jornadas de paro. Para responder a esta huelga de brazos cruzados, los mayoristas de pescado han contratado a la firma Gesico, dedicada a la gestión informática de cobros, 'para que asuma dichas labores. 

Izquierda Unida ha planteado una batería de preguntas al concejal Serrano sobre la actitud de la empresa ante "la permisividad a los mayoristas para sustituir a los huelguistas y el incumplimiento de los reglamentos que regulan Mercasevilla". 

IU ha trasladado al gobierno local que esta permisividad del Ayuntamiento con los mayoristas podría suponer una vulneración del derecho de huelga de los trabajadores que, por otro lado, han denunciado ante la Consejería de Salud y Bienestar Social que la facturación y cobro del pescado a través de esta empresa externa parece no contar con el preceptivo registro sanitario". 

Los nuevos reglamentos. Según el borrador de los nuevos reglamentos de Mercasevilla al que ha tenido acceso este periódico, en el mercado de pescado sólo se prestarán los servicios de "fábrica de hielo, almacén de envases vacíos, limpieza y alumbrado general de la nave, conservación y mantenimiento de las instalaciones generales, así como servicio de vigilancia y control", según el reglamento de régimen interior y normas de funcionamiento. El almacén de envases vacíos y la fábrica de hielo pueden gestionarse directamente por Mercasevilla o adjudicarse en concesión a un tercero. 

El pesaje de la mercancía se prestará a los usuarios que "de forma voluntaria soliciten que sea prestado por personas ajenas a los vendedores y compradores". El borrador aclara que "estos servicios podrán prestarse directamente por la empresa mixta o ser objeto de prestación a terceros", según reza en la página 19, en la sección segunda dedicada a los Pescados. 

La descarga de la mercancía transportada se efectuará "por personal ajeno a la empresa, en el horario establecido por ésta", según el artículo 69. 

El control higiénico- sanitario de la mercancía seguirá prestándose por los veterinarios del Ayuntamiento. Este servicio, por tanto, seguirá siendo público. Desde que llegan a la unidad alimentaria "las mercancías estarán sujetas en todo momento al control bromatológico, higiénico y sanitario por los servicios de inspección veterinaria dependientes del Ayuntamiento de Sevilla" (artículo 70). La fijación del peso del destara de los envases se hace por acuerdo entre un representante de los mayoristas y otro de la asociación de minoristas. Y si no hay acuerdo, por la dirección del mercado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios