Educación

Los estudiantes se oponen a convocar un nuevo paro académico en la Hispalense

  • La mayoría de las asambleas de alumnos votan en contra de parar la actividad docente una semana en el mes de noviembre.

Comentarios 19

El otoño caliente en la Universidad de Sevilla se enfría un poco. A la espera de los resultados definitivos, fuentes oficiales del Consejo de Alumnos de la Universidad de Sevilla (Cadus) aseguraron este miércoles a este periódico que, finalmente, "no se convocará un nuevo paro académico este otoño", una vez que ya hay constancia de que la mayoría de las asambleas de estudiantes en los 25 centros de la Hispalense se oponen a esta movilización propuesta por el propio Cadus. 

Tras las importantes movilizaciones vividas entre el 24 de mayo y el 7 de junio del pasado curso 2011-2012, en las que el Cadus consiguió parar toda actividad docente en la Hispalense y convocar manifestaciones masivas para protestar por los recortes en educación, los estudiantes parecen haber levantado el pie del acelerador y optar por una movilización basada en acciones puntuales, como la manifestación que tendrá lugar este jueves por la tarde en las calles del centro de Sevilla. 

Entre las razones esgrimidas por los alumnos para no recurrir a una opción tan extrema como el paro académico (en el que se suspende completamente la actividad docente: clases, tutorías, exámenes, etcétera) es que el precio de las tasas de primera y segunda matrícula (que son las que afectan a la mayoría de los alumnos) no han subido tanto como se esperaban, algo que se debe, según los líderes estudiantiles, a las importantes movilizaciones registradas a finales del curso pasado. También se detecta una cierta desmovilización tras el periodo vacacional, algo que se refleja en la actividad generada por el movimiento estudiantil en Twitter y, en general, en sus páginas web. 

Pese a que se descarta el paro académico que el Cadus quería convocar entre el 12 y el 18 de noviembre, los delegados estudiantiles advierten que estarán vigilantes y que se convocará una nueva huelga si así lo quieren sus representados. La no convocatoria de esta huelga supone de algún modo un alivio para el rector de la Universidad de Sevilla, Antonio Ramírez de Arellano, quien ya mostró durante las jornadas del pasado verano su disconformidad con un paro académico que, a su entender, socavaba el prestigio de la institución. Incluso se llegó a pensar en cambiar el Reglamento de Estudiantes que permite este tipo de convocatorias. Un texto, por cierto, que marca unas condiciones bastante duras para poder convocar un paro, requiriéndose el voto favorable de dos tercios de los 25 centros oficiales que componen la Universidad de Sevilla. También se exige una cita previa y deliberación de los delegados estudiantiles con el rector y los vicerrectores implicados en el conflicto. El Cadus ha convocado asamblea el día 18.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios