L Economía doméstica

Las familias sevillanas ya destinan casi el 50% de su renta al pago de hipotecas

  • Los préstamos absorbían en 2000 sólo el 9,4% de los ingresos de los ciudadanos · Sevilla es la provincia andaluza que menos ha crecido en renta familiar disponible

Comentarios 5

El endeudamiento hipotecario de las familias sevillanas sigue creciendo, y cada vez es más difícil hacer frente al pago de las hipotecas porque al encarecimiento de las mismas por el auge inmobiliario de los últimos años se añade el alza de los tipos de interés, factor este último que empieza a asfixiar a muchas familias. Sobre todo porque estos préstamos absorben ya casi la mitad de la renta disponible de los sevillanos.

Según el informe publicado recientemente por la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), la renta familiar bruta disponible en Sevilla (que mide la capacidad de gasto y ahorro de las familias) alcanzó en el año 2006 -último dato disponible- los 22.093,9 millones de euros. Y atendiendo a los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en dicho ejercicio se constituyeron en la provincia préstamos hipotecarios por un valor total de 10.576,04 millones, cifra esta última que supone, por tanto, el 47,8 por ciento de la renta familiar disponible.

Dicho porcentaje empieza a ser alarmante si se tiene en cuenta que seis años antes, en el ejercicio 2000, el valor de las hipotecas firmadas en la provincia sólo suponía el 9,45 por ciento de la renta familiar bruta disponible. Un año más tarde, en 2001, el porcentaje subió ligeramente -como puede apreciarse en el gráfico adjunto-, y en 2002 tampoco registró un incremento significativo. Fue a partir del ejercicio 2003 cuando el endeudamiento hipotecario de las familias empezó a hacer mella en su capacidad de ahorro, y desde entonces, el peso de tales préstamos en la renta de los sevillanos ha mostrado un alza significativa. Así, en 2004, las hipotecas suscritas representaron el 38,4 por ciento de la renta familiar disponible; en 2005, el 41,7 por ciento; y ya en 2006, el 47,8 por ciento. Además, los últimos datos relativos a préstamos hipotecarios tampoco llevan a pensar en un cambio de tendencia, al menos a corto plazo. Según el INE, en los nueve primeros meses de 2007 se concedieron créditos en la provincia por valor de 10.238,3 millones de euros, cifra que supera en torno a un 6 por ciento la del mismo periodo del ejercicio anterior.

A ello se suma que Sevilla es la provincia andaluza que menos ha crecido en renta familiar disponible en los últimos años. En el periodo 2000-2006, según el último informe de Funcas, el alza ha sido del 34,2 por ciento, la más baja del conjunto de la región. Lideran el ranking -por este orden- Málaga, Almería y Huelva, con incrementos respectivos del 47,8 por ciento, el 47,5 por ciento y el 47,3 por ciento. Sevilla ha perdido, de hecho, peso en el total de renta familiar española. Así, si en el año 2000 aglutinaba el 3,36 por ciento, en 2006 ha bajado al 3,21 por ciento.

En cuanto a la renta bruta disponible per cápita, que mide la capacidad de gasto y ahorro por habitante, se situó el pasado 2006 en 12.413,3 euros, frente a los 9.549,8 euros en el año 2000, lo que significa que en estos seis años ha crecido un 29,9 por ciento. Un incremento que no deja de ser notable pero que vuelve a situar a los sevillanos por detrás de otros andaluces, ya que contrasta con el experimentado por las provincias de Córdoba y Huelva, en las que la renta por habitante ha aumentado un 41,9 por ciento y un 38,2 por ciento, respectivamente. De hecho, sólo dos provincias andaluzas han crecido menos que Sevilla en renta per cápita: Málaga y Almería, con alzas del 24,1 por ciento y el 17,7 por ciento, respectivamente.

Dos factores explican el mayor o menor crecimiento de la renta per cápita. Uno de ellos es el aumento de la población, ya que hay provincias que han crecido mucho en mano de obra inmigrante y ésta es en algunos sectores más barata (sueldos más bajos). El segundo son las transferencias y prestaciones sociales recibidas, que complementan las rentas directas -del trabajo y de capital-.

En el caso de Andalucía, Almería y Málaga son las provincias que más han crecido en población (un 23,6 por ciento y un 17,8 por ciento). Las transferencias también han aumentado de forma notable en tales plazas, pero siguen sin ser suficientes para elevar la renta media por habitante. En cuanto a Sevilla, es la tercera provincia andaluza que más ha incrementado su censo poblacional, pero la que menos ha crecido en transferencias, con un alza del 23,4 por ciento en el periodo 2000-2006.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios