mercado laboral

La mitad de los parados sevillanos tienen más de 45 años

  • La mejoría de la economía, con una bajada progresiva del desempleo desde 2013, no se refleja en este colectivo de trabajadores, que no para de crecer

La mitad de los parados sevillanos tienen más de 45 años La mitad de los parados sevillanos tienen más de 45 años

La mitad de los parados sevillanos tienen más de 45 años

Comentarios 2

La economía española crece y crea empleo. El mercado laboral evoluciona de manera positiva. Eso dice el último Informe del Mercado de Trabajo Estatal. Se mantiene la tendencia iniciada en 2013 de reducción del paro registrado y el aumento de la afiliación a la Seguridad Social y de la contratación. Sin embargo, la tasa de parados de mayores de 45 años no para de crecer y la mitad de los parados sevillanos superan esta edad. La mejoría de la economía se resiente dentro de este colectivo, los más perjudicados de la crisis.

En 2017, se firmaron en la provincia de Sevilla 1.101.848 contratos nuevos, un 5,5% más que en 2016, aunque casi el 96% de estos contratos fueron temporales. El 25% de este total corresponde a personas mayores de 45 años, un porcentaje bajo si se tiene en cuenta que ésta es la franja de edad con más paro en la provincia de Sevilla y que este colectivo representa casi la mitad del total de desempleados registrados, según datos de la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio de la Junta de Andalucía a través del Observatorio Argos.

FUENTE: Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) y Servicio Andaluz de Empleo . GRÁFICO: Dpto. de Infografía. FUENTE: Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) y Servicio Andaluz de Empleo . GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

FUENTE: Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) y Servicio Andaluz de Empleo . GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

En diciembre de 2017 (último dato disponible), se registraron 201.199 parados en la provincia, de los cuales 93.555 tienen 45 o más años, es decir, el 46,5%. Se trata del porcentaje más alto de los últimos 10 años. En 2007, este grupo de trabajadores representaba el 36,5% de los desempleados, hasta diez puntos porcentuales menos.

Los que consiguen trabajo, lo hacen con un empleo temporal, en la gran mayoría de los casos. De los 273.919 contratos nuevos que este colectivo logró firmar en 2017, el 96% eran temporales, casi un 5% más que en 2016. Sólo 10.772 puestos de trabajo fueron indefinidos (el 4% del total), aunque esta cifra fue casi un 22% superior a la del año anterior.

Las mujeres representan el 56% de los parados con más de 45, ellas son las más perjudicadas

Las mujeres son las grandes perjudicadas. Éstas representan el 56,4% de los parados mayores de 45 años (52.783 féminas). No obstante, hace diez años, aunque eran muchas menos las mujeres de esta edad en paro (27.825), éstas suponían el 64% del desempleo total entre los mayores de 45 años, frente a un 36% de hombres.

Juan Manuel Morales perdió su empleo como agente de viajes hace tres años, cuando la empresa en la que trabajaba quebró. Tenía 52 años, una hipoteca de 780 euros al mes junto a su mujer y dos hijos a las puertas de la Universidad. "La agencia de viajes llevaba varios años con pérdidas por lo que su cierre era inevitable. Quizás por eso, porque me lo esperaba, al principio no me tomé tan mal el despido", comenta este hombre, natural de Dos Hermanas. "El problema llegó después. El tiempo pasaba y no encontraba trabajo. Tenía más de 20 años de experiencia en un sector muy castigado por la crisis, las nuevas tecnologías y las compañías aéreas de bajo coste. Además, yo no conocía muchas de las nuevas aplicaciones informáticas".

Este nazareno decidió renovarse y participar en varios cursos de formación pero las oportunidades laborales no llegaban. "Competía con personas 25 años más jóvenes que yo. Me sentía ridículo y fuera de lugar. Además, los sueldos que ofrecían eran bajísimos y yo tenía una familia que mantener, no podía aceptar un contrato por 800 euros al mes, sólo eso era mi hipoteca", comenta. "Con el tiempo, me empecé a sentir inútil, una carga. Mi mujer asumía todos los gastos de la familia y yo me sentía mal por ello. Caí en una depresión".

Pasaron dos años y medio hasta que Juan Manuel Morales encontró un trabajo como administrativo. Reconoce que no "le entusiasma mucho" su nuevo empleo pero "al menos pago las facturas y mis hijos pueden estudiar en la Universidad".

Similar es la situación de la sevillana Juana Martín, de 62 años, que lleva un año en paro. "Era secretaría en un despacho de abogados y me echaron por problemas económicos. En el bufete sólo se quedaron los tres socios. Echaron hasta a la limpiadora", explica la mujer. "Necesito que alguien me contrate porque no puedo jubilarme. Empecé a trabajar tarde, a los 40, después de divorciarme, y tengo muy pocos años cotizados". Juana Martín se queja de la "falta de programas de empleo para las personas de más de 50 años". "A los políticos se les llena la boca de palabras bonitas. Todos aplauden la recuperación de la economía, pero nadie se acuerda de que hay un número muy importante de personas con cierta edad, sin oportunidades laborales pero que también tenemos la mala costumbre de comer todos los días", ironiza la mujer.

Mientras que el paro global registrado en la provincia de Sevilla comenzó a descender en 2013, los desempleados mayores de 45 años no han dejado de aumentar hasta 2016. Fue en 2015 cuando se registró el dato más alto dentro de este colectivo, 99.136. Sin embargo, los menores de esta edad en situación de desempleo disminuyen de manera más rápida que los mayores de 45 años, lo que hace que la representación porcentual de este grupo de edad con respecto al total de parados registrados sea cada vez mayor.

Los trabajadores que salen de Sevilla con un contrato van a Córdoba, Madrid y Huelva

Los hombres de entre 25 y 45 años y los extranjeros son los que más se mueven entre provincias en busca de empleo, pero eso no significa que los mayores de 45, muchas veces frenados por las cargas familiares, no se atrevan a salir de Sevilla. De los 146.679 sevillanos que se marcharon a otra provincia en 2016 con un contrato de trabajo, 32.039 superaban los 45 años, es decir, el 22% del total, según el último informe de Movilidad del Servicio Público de Empleo Estatal. Por otro lado, de las 125.000 personas de otras provincias españolas que consiguieron un puesto de trabajo en Sevilla, 27.744 tenían más de 45 años (también el 22%). Esto supone un saldo negativo, es decir, salen más personas que las que entran.

En cuanto a su perfil, la mayoría de los sevillanos con contratos en otras provincias son trabajadores no cualificados, seguidos de los empleados de los servicios de restauración, personales, protección y vendedores de comercios. Se trata del mismo perfil que aquellos que llegan a Sevilla.

La mayoría de los que se van con un contrato de trabajo lo hacen a Córdoba, Madrid, Huelva y Cádiz, en este orden; mientras que los que llegan a Sevilla proceden en su mayoría de Cádiz, seguido de Córdoba, Huelva, Málaga y Madrid.

Si se tiene en cuenta sólo a las personas mayores de 45 años, éstas prefieren Córdoba en primer lugar (28%), seguido de Huelva (22%) y Madrid (17%). También destacan Jaén, Málaga y las Islas Baleares. Y los que llegan son, sobre todo, cordobeses (28%), onubenses (22,5%) y gaditanos (22%), además de pacenses y malagueños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios