Medio Ambiente

El nuevo parque equipado para los barrios del Sur

  • La CHG ha convertido 3 kilómetros de escombrera del Polígono Sur a Los Bermejales en zona verde con carril bici, balsas, huertos y plazas de paseo.

Comentarios 13

Sobre el antiguo cauce del río Guadaíra, convertido durante años en escombrera, se está construyendo un parque de 60 hectáreas que acerca por primera vez urbana, social y culturalmente las barriadas colindantes: Heliópolis, Bermejales, Pedro Salvador, Elcano, Guadaíra y Polígono Sur.

Ofrece una zona verde de esparcimiento con carril bici y senderos peatonales flanqueados por olmos de gran porte a lo largio de sus 3,8 kilómetros de longitud, balsas de agua y huertos a estos vecinos que la demandaban. Otra clave del parque es que culmina el cinturón verde de esta zona Sur de la ciudad, ya que es la continuación del parque Riberas del Guadaíra que linda con Su Eminencia.

La obra fue adjudicada por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) a la UTE Parque Guadaíra formada por Arpo, Sogeosa y Fitonovo para acabarla a finales de este verano. Se adjudicó por 17,2 millones euros, de los cuales el 80% proceden de fondos europeos Feder y el 20% restante del Ayuntamiento. El coste final superará los 19 millones tras las sucesivas modificaciones incorporadas al proyecto. El último cambio que dio lugar al plano definitivo data de junio de 2012, cuyos detalles pueden verse en la infografía que reproducimos en estas páginas.

Entre las mejoras aportadas por los vecinos destaca el nuevo acceso viario en Heliópolis que se ha abierto al barrio en la conexión de la calle Perú con Ifni, antaño un muro-trinchera que ahora permite entrar directamente al parque. En el tramo de la antigua carretera nacional (paralela a La Raza y a la calle Perú) el barrio también ganará dos pistas polideportivas al aire libre de fútbol sala, balonmano y baloncesto junto al colegio Corpus Christi. El centro educativo se completará con aparcamientos. Se reciclará el firme de asfalto de la carretera para construir las pistas que gestionará el área de Deportes del Ayuntamiento, según explicaron en una visita con este periódico técnicos de la dirección de obra de la Confederación.

Para prevenir el aparcamiento irregular, en las aceras del parque se han colocado al borde de todo el perímetro "muertos de hormigón", una especie de bolardos a petición de los vecinos para afrontar la avalancha de coches, sobre todo los días de partido en el campo del Betis.

A la altura de la residencia universitaria de Los Bermejales se está construyendo una escalera de obra que prolonga el carril de bicicletas y la vía peatonal para los que quieran acceder al carril bici de la avenida de Jerez. Tendrá una pendiente reducida.

La barriada Guadaíra de autoconstrucción que data de 1890, al otro lado de la avenida de Jerez, desemboca en el mismísimo parque. Las 50 familias propietarias de estos terrenos seguían esperando hasta este domingo una solución de la Gerencia de Urbanismo a sus viviendas. Hace varias décadas que el barrio iba a demolerse a cambio de expropiar el suelo, indemnizar a los afectados y realojarlos en nuevos edificios de VPO que iban a construirse en la misma zona. El Ayuntamiento no acaba de aclarar una justa tasación de los terrenos ni lo que está dispuesto a pagar.

El bulevar verde se adentra en dirección a Pineda bajo las vías del ferrocarril, la cota más baja del parque. A partir de este punto se convierte en un verdadero parque forestal con balsas de agua y huertos urbanos que dan servicio al Polígono Sur. Aparte de un parking a la entrada de Pineda para 132 vehículos, cuenta con un cerramiento de acero galvanizado alrededor de su perímetro que aún queda completar en el tramo de la SE-30.

Aquí encontramos dos edificios de hormigón con cubiertas vegetales, uno para los empleados de mantenimiento de Parques y Jardines, y otro para las bombas de agua del sistema de riego que conecta con las dos balsas. A pocos metros, los huertos urbanos.

A continuación, dos láminas de agua con más de 30.000 metros cuadrados de superficie y hasta 1,5 de profundidad en las que ya están nidificando aves. Se han introducido especies de focha común, ánade real y otras. La plantación de eneas y juncos a su alrededor sirve para proteger la fauna, que disfruta de canales en una de las balsas.

Junto al antiguo molino, el parque acaba en la avenida de la Paz, donde se ha construido un aparcamiento en superficie para 39 vehículos.

Las obras están al 80% de ejecución, según la Confederación, que calcula que entregará el parque a finales de este verano al Ayuntamiento, que ha de equiparlo. Falta por plantar arbustos y praderas, así como soterrar seis líneas de media tensión y una de baja tensión (ya se han construido todas las canalizaciones subterráneas para acoger el cableado). Tambien falta desviar la carretera a la altura de Pineda y suavizar la pendiente de acceso al parque bajo las vías del tren.

La pradera será una mezcla de semillas: una de crecimiento más rápido y otra de crecimiento más lento y resistente, que será la que quede. La red de riego del parque está ejecutada en subterráneo. Discurre paralela al camino principal y de ahí se ramifica para llegar a todo el parque. Se han construido pozos de captación de agua y se captará también agua del río Guadaíra para regenerar el agua de las balsas y del riego. Las balsas tienen sistema de aireación para evitar la putrefacción del agua acumulada. Se aprovecha todo el agua posible que llega al parque.

Para evitar el vandalismo, hay arquetones antivandálicos sobre las arquetas de agua. Como curiosidad, los montículos que elevan el terreno en algunas zonas del parque se han formado ante la cantidad de escombros y enseres que se encontró la constructora alpreparar el terreno.

Como complemento a las obras, ya se han licitado otros trabajos por un importe de 1,08 millones de euros que se harán en las próximas semanas. Se trata de actuaciones que permitirán conectar el nuevo parque con las instalaciones universitarias de la calle Dinamarca y con el parque de Los Bermejales, dando continuidad a los correspondientes carriles bici y peatonales. Al mismo tiempo, la Confederación va a acondicionar una de las parcelas colindantes a la obra que actualmente está siendo utilizada como vertedero entre las calles Italia y Amsterdam. Con esta licitación también se concluirá el cerramiento del parque que limita con la SE-30 y con el muro de Pineda.

El parque sobre el antiguo cauce del río Guadaíra ofrece interesantes repercusiones. Por primera vez los ciudadanos podrán recorrer a pie o en bici la distancia que separa todos los barrios desde el Polígono Sur a Los Bermejales, disfrutando de nuevas vistas del Puente del Centenario, que se incorpora al paisaje habitual de la ciudad. Los técnicos creen que el parque acabará dando la vuelta a las parcelas amuralladas que lindan con esta zona verde, como los muros de la ciudad deportiva del Betis, de la residencia universitaria de Los Bermejales, del hotel Al-Andalusy del Club Pineda.

El proyecto original que se licitó en 2006 por 23,8 millones se ha simplificado hasta el límite por cuestiones de presupuesto, ya que se diseñó fuera de la crisis. Se han eliminado las formas sinuosas del terreno en el Polígono Sur (por seguridad, dice la dirección de obra), las plazas de agua previstas para el paseo y se ha optado por un parque más fácil de mantener en la situación actual.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios