El retroceso que supone la futura ley para los vigilantes municipales

  • Estos agentes pretenden que la Junta elimine esta denominación arcaica y los integre en las policías locales.

Los vigilantes municipales consideran que el anteproyecto de ley de coordinación de policías locales supone para ellos un grave retroceso en cuanto a sus derechos y condiciones laborales. La del vigilante municipal es una figura que está muy extendida en los municipios pequeños de Andalucía, en los que o no existe policía local o las plantillas son muy cortas en número de agentes y muchas de las funciones se suplen con vigilantes. Con este nombre se engloban a los antiguos alguaciles, guardas y otros agentes que no son considerados como policías locales aunque ejerzan en la práctica las mismas funciones. Aunque en la capital no hay ninguno, existen aproximadamente un centenar de vigilantes municipales en la provincia de Sevilla.

Todos anhelaban que la nueva ley que se está elaborando viniera por fin a extinguir la figura del vigilante y pasaran a ser policías locales, sobre todo a raíz del precedente sentado en la comunidad de Castilla y León. En la práctica, los vigilantes ejercen funciones propias de policías pero sin las retribuciones, formación y equipamiento que éstos tienen. La asociación de vigilantes municipales de Andalucía ha presentado una proposición no de ley para que los vigilantes se reconviertan como policías y se integren en la escala básica.

La asociación propone que esta integración no suponga un incremento del gasto público ni una modificación de las retribuciones totales anuales de los funcionarios. La idea es que perciban el sueldo correspondiente al grupo C, pero que el posible exceso de retribuciones se deduzca de sus complementos de productividad o de otros pluses. Para integrarse en la nueva escala, además, los vigilantes deberán superar el curso de formación selectivo, que será programado por el departamento competente en materia de coordinación de policías locales, a través de la Escuela de Seguridad Pública de Andalucía (ESPA).

Este colectivo añade en el texto de la proposición no de ley que que los medios técnicos con los que cuentan los vigilantes son los mismos que el equipo básico policial, compuesto por defensa, grilletes y arma corta. "No obstante, esto no se viene cumpliendo, y siempre queda a elección de de la corporación municipal de turno el dotar a sus vigilantes con este equipo básico. Para poder contar con ello, se ha llegado a dar el caso de vigilantes municipales que han tenido que acudir a la jurisdicción contencioso-administrativa para reclamarlo, lo que ha generado conflictos, de todo punto innecesarios, entre miembros de corporaciones locales y vigilantes".

La asociación recuerda que la figura del vigilante municipal genera dudas al ciudadano, "por el desconocimiento de esta figura tan obsoleta como peculiar". Dice el texto presentado al Parlamento que la ciudadanía llega a confundir este colectivo con el de vigilantes privados o trabajadores sin funciones policiales, "lo que dificulta aún más si cabe su tarea de agente de la autoridad y ha provocado situaciones cotidianas que han generado perjuicios tanto al vigilante como al ciudadano".

Los miembros de este grupo de trabajadores se sienten discriminados y aseguran que trabajan en un clima de "frustración, ansiedad, inseguridad y conflictos, nada saludable como ambiente laboral, máxime en una actividad que requiere todo lo contrario".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios