sevilla f.c.

El castigo de dar la espalda a la Liga

  • Con un punto de los últimos doce jugados, el Sevilla es el segundo más goleado desde que lo cogió Montella

Vincenzo Montella organiza un entrenamiento junto a su primer ayudante, Daniele Russo. Vincenzo Montella organiza un entrenamiento junto a su primer ayudante, Daniele Russo.

Vincenzo Montella organiza un entrenamiento junto a su primer ayudante, Daniele Russo. / antonio pizarro

Dos partidos sostienen el crédito de Vincenzo Montella. Dos partido dificilísimos, en Múnich y Madrid. Es el castigo por haberle dado la espalda a la Liga. Lo que ocurra en el Allianz Arena, donde el Sevilla busca una hazaña, y, sobre todo, en el Wanda Metropolitano puede determinar el futuro del italiano. Antes de esas dos citas, sobre todo la final con el Barcelona, es absurdo elucubrar. Entretanto, el propio napolitano continúa tirando cubos de su prestigio por la borda por su excesiva relajación en la competición nacional, tras superar en goleadas encajadas a Eduardo Berizzo. Además, ha convertido al Sevilla en el segundo equipo más goleado de la Liga, incluso más que dos de los colistas, Málaga y Las Palmas.

Con un punto sumado de los 12 últimos, el del empate ante el Barcelona, el Sevilla se queda al borde de los puestos europeos de milagro. Sólo la derrota del Girona en Anoeta impidió el desastre completo antes de afrontar varios partidos trascendentales. El varapalo de Vigo suma otro equipo a la lucha por un puesto en la Liga Europa, pugna por la que el Sevilla ha caído al séptimo puesto justo desde que tirara la toalla de la pelea por el cuarto puesto al caer ante el Valencia. Desde la victoria ante el Athletic, la semana anterior en el mismo escenario, no ha vuelto a ganar en Liga. Un punto de 12 es un bagaje paupérrimo para el cuarto presupuesto de la Liga, olvidada ya la opción de Champions.

No sólo eso, la forma en la que llegó ese cuarto partido sin ganar, esa dolorosa goleada, es otro jalón negativo en la trayectoria de Montella. Tras las de Betis, Atlético, ambas en casa, y Eibar, la del Celta supone la cuarta, una más de las que encajó Berizzo, Spartak, Valencia y Madrid, las tres a domicilio. Con Montella, el Sevilla no sólo no ha frenado esa sangría de goles encajados, la ha aumentado.

Se hizo con el equipo en Navidad y el primer partido liguero, el derbi en Nervión, ya fue como un aviso. Incluyendo aquel partido, el Sevilla ha jugado 14 jornadas ligueras: 5 victorias, 2 empates y 7 derrotas, sumando 17 puntos de 42 disputados, menos del 50%. Un porcentaje insostenible para un equipo como el Sevilla, que además de contar con el cuarto presupuesto de la Liga y el mayor de su historia, se ha reforzado en enero más que nunca con cuatro futbolistas, cuatro, habiéndoles dado salida o dejado fuera de la plantilla a otros tantos. Pero lo peor de todo es que presenta el peor goal average, de largo, de los equipos que luchan por Europa, dado que sólo el Deportivo, con 29, ha encajado más en este periodo.

El balance (-9) de goles a favor (19) y en contra (28) del Sevilla con Montella es de equipo que lucha por el descenso, no por Europa. Y los rivales, sin haber hecho nada del otro mundo, ya lo han adelantado en la tabla. Al Betis de Setién, por ejemplo, le ha bastado con corregir la sangría de goles en contra para estar ya quinto con un balance de goles de +5 en ese periodo. Los números, y no las frases jocosas, ponen a cada uno en su sitio. Montella, con decisiones como cambiar de una tacada portero y defensa, la línea que más continuidad debe tener, no ha sabido calibrar bien a su plantilla en la Liga, más allá de ese once definido. Y ya es tarde para que jugadores con los que no ha contado empiecen a sacarle las castañas del fuego. Los torneos por eliminatorias se agotan y luego quedará la cruda realidad de la Liga, acreedora de los esfuerzos mentales y físicos de los otros dos. Del resultado de éstos va a depender todo el balance...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios