Eibar - sevilla | el otro partido

Un debut que queda marcado

  • Layún, que falló en el segundo gol del Eibar, Roque Mesa y Sandro arrancan a contrapié su andadura en el Sevilla

  • El equipo de Montella se juega gran parte de la temporada el miércoles

El atacante canario Sandro, que ayer debutó con el Sevilla, intenta cortar un pase del centrocampista armero Dani García. El atacante canario Sandro, que ayer debutó con el Sevilla, intenta cortar un pase del centrocampista armero Dani García.

El atacante canario Sandro, que ayer debutó con el Sevilla, intenta cortar un pase del centrocampista armero Dani García. / Gorka Estrada / efe

Comentarios 1

Debutar con un equipo siempre es motivo de alegría. Salvo que te metan cinco goles. Entonces, las sonrisas se convierten en tristeza. Fue el caso de tres de los cuatro fichajes invernales realizados por el Sevilla, que iniciaron su andadura en el equipo hispalense a contrapié. Layún en el lateral derecho, Roque Mesa en el centro del campo y Sandro en ataque hicieron su primera aparición con la zamarra blanquirroja en un partido que, ni ellos ni el sevillismo, olvidarán a corto plazo.

Ausente todavía Arana, quien no ha contado con el beneplácito de Vincenzo Montella para disfrutar de sus primeros minutos en competición oficial, el protagonismo lo tomaron el resto de colegas que aterrizan en el recién clausurado mercado invernal. En medio del debate de la portería, que escribió un nuevo capítulo con un cada día más criticado Sergio Rico, los focos en Ipurúa se posaron sobre la figura de los tres debutantes.

Altas expectativas puestas en los tres, que vieron cómo las primeras palabras de su historia blanquirroja se escribían con tachones. Ni Roque Mesa ni Sandro acabaron el encuentro. Fueron sustituidos por Montella, que quizás pecó de imprudente otorgando la titularidad a los nuevos a las primeras de cambio. Cierto es que el Sevilla se juega prácticamente gran parte de la temporada el próximo miércoles en la vuelta de las semifinales de Copa del Rey ante el Leganés, si bien la manita recibida puede minar la confianza del equipo en este vital duelo.

De los tres nuevos, quizás el que peor parado quedó fue Layún. El zaguero mexicano quedó completamente retratado en el segundo gol del conjunto eibarrés, en el que la falta de contundencia puso más cuesta arriba un partido que ya se empinó en el primer minuto de partido. Tampoco tuvieron su día los otros dos nuevos. Roque Mesa y Sandro no brillaron. El medio canario apenas logró robar algún balón, pero naufragó en su rol de sustituir a Banega, algo impensable en este Sevilla a día de hoy.

El atacante, por su parte, apenas inquietó en labores ofensivas al Eibar. Partió desde la izquierda, donde estuvo algo perdido, si bien su mayor logro fue forzar el penalti que sirvió para que el Sevilla acortara distancias en el marcador en la primera mitad. Más activo, aunque sin excesivo peligro, estuvo Sandro cuando actuó por el centro.

Igual de desafortunado que los debutantes anduvo Nico Pareja, que más de cuatro meses después de su lesión, volvía al once. Sin ritmo y muy perdido se vio al zaguero argentino, que se vio superado a las primeras de cambio con el gol de Kike en el primer minuto.

Así las cosas, toca hacer borrón en el Sevilla para afrontar la final del próximo miércoles ante el Leganés en el Sánchez-Pizjuán. Gran parte de la temporada está en juego.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios