Madrid

PP y C's acusan a Ahora Madrid de alentar el vandalismo en Lavapiés

  • La muerte de un mantero senegalés desata una batalla campal que deja 20 heridos, 16 de ellos antidisturbios, y seis detenidos

Comentarios 18

El portavoz municipal del PP en el Ayuntamiento de Madrid, José Luis Martínez Almeida, acusó este viernes a Ahora Madrid de "sembrar el caldo de cultivo" del vandalismo con su actitud ante la muerte de un mantero el jueves en Lavapiés. En la misma línea, la portavoz de Ciudadanos en el Consistorio de la capital, Begoña Villacis, recriminó al equipo de gobierno municipal que no saliera en apoyo de la Policía Municipal y que, en lugar de respaldo, los agentes recibieran "sospechas" por parte de miembros de Ahora Madrid (un espacio de confluencia en el que participan Podemos, Ganemos Madrid, Izquierda Unida y Equo).

La tensión volvió este viernes por la mañana al barrio madrileño tras los disturbios de la noche anterior por la muerte del mantero senegalés Mmame Mbage, cuyos compatriotas, que responsabilizan de lo ocurrido a una persecución policial, se concentraron durante horas en señal de protesta.

El Ayuntamiento de Madrid ha abierto una investigación. El concejal de Seguridad, Javier Barbero, avanzó que hubo una intervención en la Puerta del Sol, pero no se estaba produciendo ni se había producido antes "ningún tipo de intervención policial frente a él o contra él".

Ese mensaje encaja con la versión de la Policía Municipal, y es contradictorio con lo que defienden los compatriotas de Mmame y vecinos del barrio, que insisten en que sí hubo una persecución. Poco a poco, a lo largo de la mañana, se sucedieron conatos de enfrentamiento entre los cerca de 150 inmigrantes concentrados y la Policía y sobre la una de la tarde la situación se agravó con lanzamiento de adoquines y sillas por parte de los manifestantes y de pelotas de goma por parte de los policías antidisturbios.

El barrio había amanecido con contenedores quemados, marquesinas destrozadas, sucursales bancarias saqueadas, un paisaje del que no se salvaban ni los parques infantiles ni la estación de bicis de alquiler público.

El balance de Emergencias Madrid es de 20 atendidos por el Samur, de ellos 16 policías antidisturbios y cuatro ciudadanos (dos con brechas en la cabeza), todos ellos leves. Dos coches del Samur y uno de Bomberos y varios de Policía Municipal quedaron dañados. Hubo seis detenidos, todos españoles.

Mientras los servicios de limpieza se afanaban por recomponer la imagen del barrio y los comerciantes y vecinos trataban de volver a la normalidad, decenas de compatriotas de Mmame se concentraban en la plaza de Nelson Mandela, a pocos metros de donde falleció.

Los compatriotas del fallecido se desmarcaron de los disturbios y saqueos de la noche del jueves, lo que encaja con las declaraciones del director general de la Policía, Germán López Iglesias, quien afirmó que quizá algunos radicales aprovecharan la protesta para causar los destrozos.

Pero a lo largo de la mañana el enfado de los senegaleses fue en aumento. Persiguieron un coche de Policía al grito de "asesinos" y posteriormente increparon a Mouctar Belal, cónsul de Senegal en Madrid, quien tuvo que refugiarse en el bar Baobab, de donde fue rescatado por la Policía.

La alcaldesa, Manuela Carmena, regresó de inmediato de París, donde acudió a un encuentro de la Unesco, y ha despejado su agenda de cara al fin de semana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios