Los McCann, indignados por la filtración de datos policiales

  • Medios españoles han publicado una frase de una de las declaraciones prestadas a la policía portuguesa en la que decían que Madeleine les reprochó la noche anterior a su desaparición que no habían atendido a su llanto.

Comentarios 2

Los padres de Madeleine, la niña desaparecida hace un año en Portugal, han manifestado hoy su indignación por la filtración a los medios de una de sus declaraciones hechas a la policía.

Se trata de un intento "consciente de difamación", aseguró el portavoz de Kate y Gerry McCann. Un canal de televisión español informó citando protocolos de la policía que en la mañana de su desaparición Madeleine había reclamado a sus padres por qué la noche anterior no habían reaccionado a su llanto y el de sus hermanos mellizos y los habían dejado solos en la vivienda en el Algarve portugués.

Los McCann lo contaron a la policía inmediatamente después de la desaparición de la niña, entonces de tres años, el 3 de mayo de 2007, según su portavoz, Clarence Mitchell. Dieron esta información y otros numerosos detalles para que las autoridades contaran con todos los datos que pudieran ayudar a hallar a su hija.

Los McCann también dijeron no comprender el comentario de Madeleine, porque cada media hora habían ido a ver cómo estaban los niños. Además, una amiga de la pareja, Rachael Oldfield, que se encontraba en la vivienda de al lado de la de los McCann, dijo a la policía que no oyó llanto.

Es increíble que este documento policial, "que está protegido por las leyes de privacidad portuguesas haya sido entregado a medios españoles, y justo el día en que ellos (los McCann) se presentaban ante el Parlamento Europeo", señaló Mitchell. Se trata "de un escandaloso intento por minar su trabajo en Europa".

El jueves, los padres de Madeleine pidieron a los gobiernos europeos que establezcan un sistema de información transfronterizo sobre niños desaparecidos. Ante la Eurocámara señalaron que un sistema así habría aumentado las posibilidades de encontrar a su hija.

Gerry y Kate McCann son sospechosos en el caso desde septiembre pasado. Actualmente están siendo interrogados de nuevo -con presencia de policías portugueses- los amigos con los que cenaron en el resort de Praia da Luz la noche en que Madeleine desapareció. También se les pidió participar en una reconstrucción policial de los hechos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios