Análisis 'NBA 2K13'

  • Queda poco espacio para la duda: la nueva entrega de la franquicia creada por 2K Sports pasa por encima de los juegos de futbol y se convierte en el mejor simulador deportivo de la actual generación de consolas.

2K Games continúa con la firme intención de mantenerse como la mejor licencia deportiva de la última década, y lo visto en NBA 2K13 nos permite asegurar que lo ha conseguido con margen. Durante los últimos años, especialmente los tres anteriores, la compañía ha ofrecido la sensación de presentar un título completo, imposible de mejorar. Pero 2K Sports lo ha logrado de nuevo. Pasando por encima de propios y extraños no sólo ha mejorado lo que parecía inmejorable, además, nos propone revivir inolvidables partidos de la liga de baloncesto más importante del mundo en un estado de forma inalcanzable, ya que se han implementado tal cantidad de mejoras y nuevas posibilidades, que a la postre, sirven para alzar al simulador deportivo como algo más que el mejor juego de la serie regular, esto, sin ningún género de duda.

Bienvenidos al mayor espectáculo del mundo

Con NBA 2K13 se vuelve a demostrar que la superación y la innovación son las máximas de una serie que a pesar de quedarse sin competencia directa, es capaz de crecerse cada temporada con la incorporación de cambios y mejoras tanto en su jugabilidad como en sus modos de juego. De hecho, la mayor novedad de esta temporada se asienta en el control, ya que si el jugador antes utilizaba el stick (palanca de control) izquierdo para mover al deportista y el derecho para tirar a canasta, ahora el derecho se utiliza para realizar driblings y movimientos con la pelota, dejando el gatillo izquierdo para realizar el tiro. En resumen, todos los movimientos de regate se han concentrado en el joystick derecho para que los jugadores puedan utilizarlo y así encadenar movimientos cruzados para obtener el máximo control en la cancha. El sistema cambia y lógicamente los seguidores de la franquicia tardarán algunos partidos en acostumbrarse, eso sí, una vez se domina el mapa de controles el simulador gana algunos enteros en su vertiente jugable. Pero los modos de juego también han recibido un pulido y en esta edición la franquicia se muestra más solida que nunca con una jugabilidad a prueba de bombas, muchos más equipos clásicos y algunos cambios en el modo más conocido.

No obstante, y además de realizar estos ajustes a la jugabilidad, 2K Sports y Visual Concepts incluyen en esta edición una cantidad abismal de movimientos para completar una interminable lista de posibilidades jugables. Cada uno de ellos ha sido captado directamente del jugador representado, incluyendo algunas burlas y otras animaciones más enfocadas a crear ambiente que a la jugabilidad. Aunque dicho sea de paso, una vez que el conjunto es presentado en su contexto natural ofrece una calidad inigualable. Una labor de desarrollo que permite una coreografía tan bien plasmada que en algunos compases cuesta diferenciar la retrasmisión de un partido real con la disputa de un encuentro virtual. Las entradas, los movimientos de defensa, los saltos, incluso los pases se muestran de manera tan real que el fallo siempre puede ofrecer la sensación de estar directamente ligado a la habilidad del jugador. Las mecánicas abordan de manera sencilla pero efectiva la creación de jugadas, la rotación del balón entre los compañeros para encontrar ese hueco y abrir una fisura en la defensa hacia la canasta. Pero además de los movimientos, también podemos indicar al equipo la realización de diferentes jugadas específicas con opciones que podemos elaborar, combinar o directamente descartar. Otro de los aspectos destacados de la jugabilidad es la mejora en el juego interior. Al permitir un mayor contacto físico entre atacante y defensor se permiten movimientos inéditos pensados para crear espacios o mejorar el pase a la línea exterior.

Horas y horas del mejor basket del mundo

Como adelantábamos, los modos de juego también incluyen novedades como la eliminación del modo NBA Greatest, que permitía revivir algunos de los partidos más importantes de todos los tiempos. No obstante, se han incluido suficientes equipos clásicos como para que la ausencia no sea tan significativa. Por su parte, el modo Mi carrera también amplía horizontes y en NBA 2K13 añade el modo Mi Equipo, que se utiliza para vestir con diferente ropa a nuestro jugador. Las opciones son extensas y cuenta con un completo editor que permite elegir como ir vestido al estadio, la ropa para las ruedas de prensa, etcétera. Más tarde llegará el draft y la incorporación a la franquicia que haya apostado por nosotros. A partir de ese momento nos tocará gestionar todos los aspectos de la carrera del deportista, tanto fuera como dentro de la cancha hasta convertirlo en toda una estrella. Por su parte, el modo Mi Equipo nos asigna un equipo de manera aleatoria. Nuestra misión en este caso es mejorar los diferentes apartados que conforman la franquicia hasta convertir al equipo en el mejor del mundo. Por el camino tendremos que adquirir cartas para potenciar determinados atributos de los jugadores o utilizar la moneda virtual del juego para mejorar y ampliar nuestras equipaciones. Un modo de juego diferente, divertido y similar al modo Ultimate Team de la serie FIFA.

El resto de modos de juego se completan con la oferta natural de la serie: temporada, playoffs, entrenamiento en áreas diferenciadas como estilo libre, tiros libres, jugadas o movimientos. Los partidos callejeros también tienen su hueco en el simulador con NBA Blacktop, el cual permite de nuevo disfrutar de partidos hasta de 5 Vs. 5. Sin olvidar otras modalidades de juego como Asociación. La finalidad de ésta es simular la vida de un presidente, tomando el mando del equipo en todos los aspectos, desde contratar diferentes entrenadores hasta decidir cuáles de los jugadores tendrán más apoyo y relevancia. Además nos ofrece la posibilidad tanto de jugar los partidos como simularlos. Y finalmente el modo NBA: La creación de una leyenda, el cual nos invita a controlar uno de los deportistas reales para convertirlo en el MVP de la temporada. Como se puede comprobar, horas y horas de juego con apasionantes y entretenidos modos para prácticamente todos los gustos. Pero insistimos que el modo entrenamiento pasa por ser uno de los más importantes de la edición, ya que es fundamental completar la gran cantidad de ejercicios que disponemos y poder conocer al detalle cada uno de los movimientos nuevos que se pueden realizar en un partido. Mientras tanto, el modo en línea ha mejorado hasta niveles insospechados: se acabaron los problemas de retardo (lag), los malos servidores e incluso la participación de tramposos gracias a la mejora de la seguridad para el juego en línea. Para finalizar, la edición para Xbox 360 cuenta con soporte para Kinect, de modo que podemos ordenar la realización de jugadas o sustituir los jugadores en cancha. El sistema únicamente se emplea en el reconocimiento de voz, dejando otros aspectos como la detección de movimientos completamente descartados.

Espectáculo en estado puro

El apartado gráfico no presenta mejoras sustanciales, aunque se aprecian ciertos detalles que embellecen el conjunto, como mejor definición en el calzado deportivo, licenciado y con algo de peso en la jugabilidad, más dinamismo en animaciones, así como más realismo en las jugadas y el comportamiento del público, sin contar con el espectacular ambiente que se vive antes de los partidos, con previas espectaculares al más puro estilo de las retrasmisiones que ofrecen las cadenas norteamericanas. Espectáculo en estado puro. Por último hay que destacar el increíble trabajo realizado con la recreación virtual de las superestrellas, las cuales están muy bien reproducidas. Todos se parecen a sus homónimos reales, aunque también es cierto que no se aprecian muchas diferencias con respecto a la edición del año pasado.

La participación del rapero y empresario musical Jay-Z como productor ejecutivo ha deparado un nuevo aspecto a los menús, los espectaculares videos al inicio de cada partido, las repeticiones y demás elementos de navegación y ambientación. El músico se ha encargado de seleccionar personalmente la banda sonora del simulador. Sin embargo, el sello personal del productor ha sido llevar hasta nuestras consolas un equipo de ensueño: el Dream Team de Barcelona 1992, ese equipo de leyenda donde Jordan, Bird, Magic y Barkley, por mencionar algunos, por fin se podrá enfrentar al equipo norteamericano que participó en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 con estrellas como Bryant, Lebron y Durant.

Por si la oferta de novedades se queda corta, este año también destaca la opción de tener comentarios en español por primera vez en la historia de la franquicia. Tres consolidados periodistas del mundo de la NBA han sido los encargados del doblaje. Antoni Daimiel, Sixto Miguel Serrano y Jorge Quiroga, las tres voces de primera línea que podemos escuchar en la edición española del juego, únicamente en su versión para PlayStation 3  y Xbox 360.

Conclusiones

2k Games y su estudio Visual Concepts reafirman con NBA 2K13 que la serie de basket no tiene rival, superando lo insuperable tan sólo un año más después de dejarnos con la boca abierta. Pero la física, el detalle de los jugadores, los comentaristas, el público, el ambiente... Incluso el último detalle se ha mimado hasta la extenuación para subir de nuevo el listón y convertirse, esta vez y pasando como una apisonadora por encima de los todopoderosos juegos de futbol, en el mejor simulador deportivo de la actual generación de consolas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios