Aljarafe

El PSOE de Sevilla defiende la honestidad del alcalde de Bormujos frente a las presiones del PP y Cs

  • El regidor se compromete a irse si es condenado, pero mientras apela a la "presunción de inocencia"

  • Lo que ocurra en Bormujos podría condicionar el pacto PSOE-Cs que funciona en Alcalá de Guadaíra

  • El PP vuelve a la carga, alertando de la existencia de hasta 56 facturas con reparos del interventor

El alcalde de Bormujos, Francisco Molina (PSOE).

El alcalde de Bormujos, Francisco Molina (PSOE). / José Ángel García

La secretaria del PSOE de Sevilla, Verónica Pérez, ha respaldado al alcalde de Bormujos, Francisco Molina: "Es un hombre honesto, honrado, que ganó las elecciones y tiene la confianza mayoritaria del pueblo de Bormujos", ha aseverado en un comunicado, frente a las presiones de Cs, su socio de gobierno, y las denuncias del PP, un partido "dedicado al juego de las sillas, sin tener en cuenta la situación dramática de la tercera ola de la pandemia", ha dicho.

Es la respuesta a la petición del grupo municipal de Cs de que se fuerce la renuncia de Molina, junto a la edil Carmen Garfia, pendientes de un juicio por una presunta prevaricación relacionada con el cierre de una nave municipal, señalando que es necesario un gobierno "ejemplar" y "transparente". Este movimiento llega pocos meses después de que el PP propusiera a Cs una moción de censura, que hasta el momento los naranjas decían descartar

En cualquier caso y a pesar de lo complicado de que en estas circunstancias ambos socios puedan entenderse, las direcciones provinciales de ambos partidos han vuelto a reunirse este viernes. Se han sentado la propia Verónica Pérez y Sonia Gaya, secretaria de organización por el PSOE, así como Álvaro Pimentel, como coordinador de Cs en Sevilla, y Rosa Carro, ésta Secretaría de Acción Institucional de Cs Sevilla y edil en Alcalá de Guadaíra, el otro estratégico municipio sevillano en el que funciona un pacto PSOE-Cs desde las últimas elecciones municipales y que quedaría en una situación difícil si la ruptura se materializa en Bormujos.  

Tras ello, el propio Francisco Molina, con el respaldo de los otros seis concejales socialistas, se ha comprometido a que si en algún momento es condenado se irá, aunque apela mientras tanto a la presunción de inocencia y a que no se le juzgue de antemano. "Este gobierno ha podido equivocarse pero no tiene nada que esconder". 

Aplicando ese código ético al que apelan Cs y el PP, recuerdan desde el PSOE, deberían dimitir también la actual edil de Cs en Bormujos, Cira de la Cruz, con una condena en firme por agresión a una militante, y el popular Luis Paniagua.

El PP sigue conminando a Cs a irse del gobierno

El PP, por su parte, en una rueda de prensa en la que ha participado la portavoz municipal, Lola Romero, y la presidenta provincial, Virginia Pérez, ha vuelto a la carga. Aseguran ahora que hay hasta 56 reparos que la Intervención a facturas del equipo socialista en Bormujos, por dos millones de euros, "bajo sospecha", levantados por el edil de Hacienda. A los informes sobre más de 40 de ellos todavía no han podido acceder, se les ocultan, dicen. Ello se suma a otras supuestas irregularidades, como el vencimiento del contrato de limpieza en los colegios que se estaría prestando sin soporte legal, que consideran "escándalos".

Por todo ello, Virginia Pérez conmina a Cs a "dejar el gobierno", sobre todo después de que se le haya acusado desde el equipo socialista de "extorsionarle" para lograr la Alcaldía, ha subrayado.

El PP va a presentar al próximo pleno, que se debería celebrar la semana que viene aunque formalmente no está convocado, una moción ordinaria, en la que se va a pedir la dimisión del alcalde y para la que ha pedido el apoyo del resto de grupos políticos (en el Pleno hay además dos concejales de Vox y dos de Adelante). Esa moción, incluso en caso de salir adelante, no tendría efecto ninguno. Pero sí puede ser la imagen de la ruptura y del fin de una etapa en Bormujos, un ayuntamiento convulso durante muchos años, en el que hubo otra controvertida moción de censura, con la intermediación incluso de implicados en la trama Gürtel.

Fue después de todo aquello, cuando el PSOE empezó a ser la fuerza mas votada, en un municipio que votó primero durante años a un alcalde independiente pero conservador, Baldomero Gaviño, y luego al PP.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios