Andalucía

Espadas ofrece por escrito a Moreno un acuerdo presupuestario

  • Pedro Sánchez respalda en Jaén al candidato socialista y reprocha al presidente de la Junta que sólo haya ejecutado 50 de 1.000 millones que tiene para ayudas directas

Juan Espadas.

Juan Espadas. / CD

Es posible que Juan Espadas no sea sincero, pero es insistente. Casi persistente. El candidato socialista ha escrito una carta al presidente de la Junta, Juanma Moreno, en la que se presta para llegar a un acuerdo sobre los Presupuestos de 2022. No tiene líneas rojas, no le ha puesto cifras; de hecho, admite que éste no será un Presupuesto socialista, que no es tan iluso, pero cree que puede introducir algunas demandas sociales. En Jaén, en lo que ha sido el primer mitin de una larga campaña electoral, Espadas ha dejado claro que está dispuesto a negociar para apartar a Vox de las cuentas del próximo año, y lo hizo junto a Pedro Sánchez, la ministra María Jesús Montero y el presidente valenciano, Ximo Puig.

En la misiva, Espadas escribe: "Con seguridad, sus presupuestos no serán los nuestros, pero creo que nuestra responsabilidad es presentar propuestas de mejora". También le recuerda que la prórroga presupuestaria sólo es posible cuando se constante un fracaso de la mayoría parlamentaria. No es, por tanto, una opción, le recuerda el candidato socialista en respuesta a las dudas que han arrojado miembros del Gobierno de Juanma Moreno.

Jaén necesita cariño. El Gobierno de Sánchez, por mano de la ex vicepresidenta Carmen Calvo, le concedió a Córdoba el centro logístico del Ejército, y dejó a los jiennenses, socialistas incluidos, con una apesadumbrada cara de extrañeza. Sánchez estuvo este sábado en Jaén, donde terminó un mitin que tuvo más teloneros que un concierto de los Rollings. Ángeles Férriz, Ximo Puig, María Jesús Montero y Juan Espadas precedieron al presidente del Gobierno, que se comprometió a hacer de Jaén un área logística ferroviaria de apoyo a la renovada línea Algeciras-Bobadilla. 

Los socialistas jienneses fueron los primeros que abrieron la crisis del partido que ha concluido con la salida de Susana Díaz de la sede de San Vicente. La sevillana se estrena esta semana de tertuliana en el programa de Ana Rosa, donde coincidirá con Teresa Rodríguez. Mediáticas han sido, otra cosa es que ganen elecciones en sus partidos. El líder del PSOE en Jaén, Francisco Reyes, es un tipo bastante cauto que rompió la partitura en directo cuando se veía que Susana Díaz no tenía ninguna intención de dejar paso a nadie, que se veía con fuerzas para ganar unas elecciones andaluzas, pero casi nadie confiaba ya en ella dentro de la organización.

Como Pablo Iglesias, Díaz se retiró al silencio, y ahí ha permanecido, como el otro, hasta su debut mediático. Los platós están recogiendo más políticos amortizados que el Senado. La ex presidenta aún es parlamentaria autonómica, pero es posible que lo deje de ser en las próximas semanas. Juan Espadas prepara ya el congreso regional de noviembre en Torremolinos, de donde saldrá con nueva Ejecutiva y un programa electoral.

Ni Susana Díaz ni los susanistas se han enquistado en las provincias contra Espadas, incluso en Cádiz ya se han aliado con el alcalde de San Roque, que es sanchista, para quitar a Irene García de secretaria provincial. García es sanchista, pero de los otros sanchistas, y es que Cádiz es mucho Cádiz-Hezergovina, como con talento comparó una vez José Antonio Griñán.

Espadas no tiene problemas internos, cuenta con el apoyo de Pedro Sánchez y con el respaldo de María Jesús Montero, más activa, aún si cabe, desde que el alcalde de Sevilla ganó las primarias. Es curioso, pero fue el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, quien le pidió a Montero en Jaén que reformase ya el sistema de financiación autonómica para hacer de España, al menos en lo fiscal, un país de iguales. La ministra de Hacienda conoce a la perfección la reivindicación de Puig, porque fue la de ella hasta que llegó al Gobierno. No es que haya renegado, que no lo ha hecho, sino que ahora ve la reforma con otra complejidad.

Espadas sostiene que el Gobierno de Juanma Moreno sólo se dedica a la crítica a Pedro Sánchez. A "los idiotas y a los huevos fritos", dijo en Jaén, al referirse a las últimas declaraciones del vicepresidente Juan Marín y al modo de iniciar el curso del PP, que ha sido en torno a una fritada en Alhaurín el Grande. Marín habla de modo constante, y lo último que ha explicado es que habría que ser "idiota" para convocar elecciones andaluzas ahora. Más allá de la locuacidad del vicepresidente, es cierto que el Gobierno de Moreno no ha salido en estas últimas semanas de las dudas que arroja sobre el Presupuesto de 2022 y sobre las próximas elecciones.

María Jesús Montero recordó que en cuatro años, los que van desde 2019 a 2022, Andalucía habrá recibido 24.000 millones de euros más que en el cuatrienio anterior. Pedro Sánchez fue más allá, y le recriminó a Juanma Moreno que sólo haya ejecutado 50 millones de los 1.000 millones de euros que le corresponde a Andalucía para dar ayudas directas a los empresarios.

Lo que Espadas intenta es que a Moreno no le queden excusas para no sacar adelante el Presupuesto, a la vez que deja a Vox un poco desplazado de su papel de estrella del Parlamento andaluz. Habrá que esperar a ver cómo de sincero es Espadas. El momento clave de estas cuentas es el debate a la totalidad, cuando se votarán, si las hay, enmiendas a la totalidad. Si el PSOE no vota a favor de que se retiren, sino de que pasen a comisión para ser debatida, el Presupuesto de 2022 tendrá el camino expedito.

Se trata de no dar excusas a Moreno para que convoque elecciones anticipadas en 2021. Esto ya no ocurrirá, porque Moreno tampoco lo desea, sabe que carece de razones más allá de las electorales. 

     

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios