Andalucía

Juan Marín se desmarca del PP e insiste en su desconfianza hacia Espadas

  • El vicepresidente insta al PSOE a negociar directamente con los partidos que forman el Gobierno andaluz y cree que el líder socialista sólo quiere “la foto” con Moreno en San Telmo

Juan Marín y Juan Espadas flanquean al secretario de Estado de Turismo, Fernando Valdés.

Juan Marín y Juan Espadas flanquean al secretario de Estado de Turismo, Fernando Valdés. / Raúl Caro / efe

El embrión de acuerdo entre PP y PSOE en Andalucía, algo insólito en política española desde la alianza en el País Vasco entre 2009 y 2012, ha movido el tablero político autonómico –con ecos a nivel nacional– hasta el punto de que dentro del Gobierno andaluz se atisban diferencias que ya son llamativas. En otra jornada de buenas palabras en el PP al posible pacto presupuestario con el PSOE de Juan Espadas, el vicepresidente de la Junta y líder andaluz de Ciudadanos, Juan Marín, ha mostrado su desconfianza hacia las intenciones del líder socialista. “Sólo quiere la foto con el presidente”, ha dicho el dirigente naranja en una comparecencia en la sede regional de su partido.

Este tipo de pronuciamientos eran lo habitual entre los distintos portavoces del Gobierno andaluz, pero la situación cambió el pasado viernes. La reunión de casi dos horas entre Juanma Moreno y Juan Espadas y el reconocimiento por parte de ambos de la posibilidad de acuerdo ha provocado que la opinión de los dirigentes populares sea favorable a esta posibilidad. “No tengo trincheras ideológicas”, ha insistido este lunes el presidente de la Junta, que aseguró que está “dispuesto a ceder” y se mostró “positivo, optimista”, porque espera que no todo sea “una estrategia” sino que “realmente en el fondo haya voluntad de un acuerdo presupuestario”.

El optimismo de Moreno contrasta con la desconfianza de su número dos en el Gobierno autonómico. “Yo es que no me lo puedo creer, me encantaría”, ha abundado Marín en su comparecencia, en la que ha sugerido que si Espadas quiere “sumarse a unas cuentas elaboradas por PP y Cs –con insistencia en la participación del partido naranja–, “lo razonable es que hablara con estos partidos”. “No sabe si está en el Ayuntamiento, en el Parlamento andaluz o si quiere estar en el gobierno”, ha agregado tras lo que ha recomendado a Espadas que tenga “paciencia” porque “le queda bastante tiempo de estar en el banquillo”.

Marín ha aprovechado para atizar al dirigente socialista con la propuesta incluida en la ponencia marco del Congreso del PSOE sobre la devolución al Estado de la gestión de impuestos de Sucesiones y Donaciones y Patrimonio. El propio Juanma Moreno ha criticado esta idea y presidente y vicepresidente coinciden también en la necesidad de que haya Presupuestos en 2022 porque “si hay un momento” donde se necesitan unas cuestas “es justamente en 2022”, para terminar de “arrinconar” a la pandemia y para la reconstrucción económica.

Si el acuerdo fragua, la posibilidad del adelanto electoral se aleja, por lo que el nuevo secretario general del PSOE andaluz tendrá más tiempo para afianzarse al frente del partido. Pero el presidente de la Junta también se beneficia de este gesto, pues su perfil institucional suma enteros. La relevancia de un posible acuerdo presupuestario tiene incluso consecuencias a nivel nacional en un contexto marcado por la crispación y la falta de entendimiento entre los dos grandes partidos en asuntos cruciales, como la renovación de órganos como el Consejo General del Poder Judicial o el Defensor del Pueblo.

Una reunión entre Pablo Casado y Pedro Sánchez en los mismos términos de la de sus homólogos andaluces es casi una quimera y la muestra está en la reacción del PSOE federal. La portavoz socialista en el Senado, la catalana Eva Granados, no ha querido cuestionar la maniobra de Juan Espadas, pero sí ha matizado que “una cosa es tender la mano” y otra “muy diferente” pactar las cuentas. Así, remarca que los socialistas sólo podrán apoyar las que supongan avances en igualdad y refuercen el “escudo social” y duda de que el presidente andaluz, Juanma Moreno, comparta esas prioridades.

Granados señaló que la Ejecutiva socialista es consciente de que Espadas sabe cuáles son los “intereses del conjunto de los andaluces” y está convencida de que “tomará las mejores decisiones en la negociación o no negociación”, pero su pronunciamiento es la muestra de que existe cierta extrañeza con el movimiento impulsado por el líder del PSOE andaluz y alcalde de Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios