Andalucía

La Junta mantendrá las restricciones para prevenir cepas “diferentes”

  • Jesús Aguirre avanza que esta semana empieza la inmunización de las personas con más de 85 años

  • El Gobierno le ha anunciado que llegarán más dosis de Pfizer y “posiblemente” de AstraZeneca

Jesús Aguirre, consejero de Salud andaluz. Jesús Aguirre, consejero de Salud andaluz.

Jesús Aguirre, consejero de Salud andaluz. / Archivo

El Gobierno andaluz no tiene intención de poner en marcha una desescalada como la que activó en Navidad. Mucho menos algo similar a lo que ocurrió en la pasada primavera a nivel nacional. Las aperturas del mes de diciembre –con una incidencia en la región que rondaba los 150 casos por 100.000 habitantes–, sumadas a la movilidad asociada a las fiestas navideñas han provocado “la ola más dura de todas”. Lo reflejan los datos y ayer lo reconoció el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, en una entrevista en la Cadena Ser, en la que también explico que el Ejecutivo regional no quiere hacer “una desescalada brusca”.

“Vamos a mantener las medidas coercitivas para evitar los contagios”, abundó Aguirre, que aseguró que el Gobierno de Juanma Moreno será “muy prudente”. La preocupación del titular de Salud y Familias tiene que ver con la posibilidad de la aparición de nuevas cepas y mutaciones del SARS-CoV-2, como las originarias del Reino Unido o Sudáfrica. Existe la posibilidad de que las vacunas que ahora están a disposición de la UE no sean efectivas ante estas nuevas variantes, como parece que ocurre con la cepa africana y algunos de los fármacos. “Hay muchas dudas con las cepas emergentes”, insistió Aguirre al ser preguntado sobre la posibilidad de la aparición de una cuarta ola.

El consejero también informó en la entrevista sobre el proceso de remisión de la tercera oleada y desveló que la incidencia acumulada en la región está ya en 513 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días. La tasa es un 12% inferior al último dato conocido, del pasado viernes, y revela que la tercera ola ya ha dejado atrás el pico del pasado noviembre (573 casos). “Hay una tendencia clara de descenso y espero que sea lo más pronunciado posible”, dijo Aguirre, que añadió también: “esperemos que no llegue la cuarta ola, que sea un sueño nefasto esta pandemia y la olvidemos pronto”.

Para que esto ocurra, el proceso de vacunación debe acelerarse, aunque esto es imposible si no empiezan a llegar las dosis en mayor cantidad. El número de personas que han recibido al menos una era ayer de 455.556, mientras que son ya 189.386 los andaluces que están inmunizados con la pauta completa. Con el proceso casi finalizado en las residencias y los centros sanitarios de primera línea, el plan continúa con los mayores –con las dosis de Pfizer y Moderna– y el resto de sanitarios y profesionales esenciales –con el fármaco de AstraZeneca–. Aguirre avanzó que esta semana se empezará a vacunar a los mayores de 85 años, después de que el pasado miércoles comenzaran las llamadas al os mayores de 93. “Ojalá me llegasen muchísimas vacunas para bajar la edad”, zanjó.

El titular de Salud y Familias no se atrevió a vaticinar qué colectivos serán los próximos “mientras no tenga claro el volumen de vacunas que voy a recibir”. Aguirre aseguró que habla “todos los días” con la ministra de Sanidad, Carolina Darias, quien le ha avanzado que las cantidades del suero de Pfizer que llegarán en las próximas semanas serán cada vez mayores, algo que es “posible” con el elixir desarrollado entre la Universidad de Oxford y AstraZeneca. Sobre la vacuna de Moderna, Darias “no garantiza” el número que llegan cada semana, pero es cierto que este laboratorio es el que tiene un compromiso menos exigente de los tres que hoy por hoy suministran vacunas a la Junta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios