• Las tasas de contagios más altas de Andalucía se localizan en 60 municipios alejados de grandes aglomeraciones urbanas, la mayoría de menos de 15.000 habitantes y con rentas modestas

  • De momento, se aprecia que las localidades con rentas más altas ofrecen más resistencia a la expansión del virus

Andalucía

El coronavirus viaja al pueblo

Una sanitaria toma muestras a una paciente sometida al cribado de Casariche. Una sanitaria toma muestras a una paciente sometida al cribado de Casariche.

Una sanitaria toma muestras a una paciente sometida al cribado de Casariche.

Juan Carlos Vázquez

La pandemia campa a sus anchas por el territorio andaluz. Salvo raras excepciones pocos pueblos han conseguido cerrar el paso al virus. En términos absolutos, alcanza sobre todo a capitales de provincia, áreas metropolitanas y grandes aglomeraciones urbanas. Sin embargo, el detalle en términos relativos arroja un panorama muy diferente: pueblos de tamaño pequeño o medio, de perfil rural, alejados de grandes ciudades y de rentas modestas.

La lista de municipios con más penetración del Covid-19 la encabezan 60 pueblos con dos o más casos por 100 habitantes. De ellos, 50 tienen menos de 15.000 vecinos y la renta media disponible es inferior a los 20.000 euros. Es más, 45 de estos pueblos ni siquiera suman 10.000 vecinos, y en más de la mitad los ingresos medios están por debajo de los 17.000 euros. Cómo, cuándo y por qué ha llegado el virus a estas localidades es todavía una incógnita. No son ciudades universitarias, no hay botellones, ocio nocturno ni concentraciones humanas que den una respuesta, más allá de la velocidad y voracidad con la que se propaga el SARS-CoV-2.

Este es el escenario que surge al cruzar los últimos datos de IRPF en municipios de más de 1.000 habitantes proporcionados por la Agencia Tributaria y los contagios acumulados de coronavirus a 21 de octubre, fecha en la que Andalucía superó los 100.000 casos. Como toda estadística marca una tendencia, un retrato que obviamente contiene salvedades y ejemplos que no responden al perfil general.

Municipios con mayor porcentaje de casos. Municipios con mayor porcentaje de casos.

Municipios con mayor porcentaje de casos.

Casariche, en Sevilla, está a la cabeza de los municipios con mayor penetración del virus. Con 5.456 vecinos, suma cerca de 370 casos. Es decir, casi 7 de cada 100 vecinos han recibido un diagnóstico de covid. Además, ha sido el primer pueblo de la región que ha sufrido el confinamiento perimetral que ahora rige sobre 450 municipios y más de 4,3 millones de andaluces. El presidente de la Junta, Juanma Moreno, aludía a mediados de septiembre a las bodas y funerales como origen de la eclosión de la pandemia en esta localidad . Su alcalde, Basilio Carrión, reconoce que la manera de vivir en los pueblos puede jugar a la contra en los municipios más pequeños y aislados. “Las relaciones son más estrechas y más continuas. Aquí, si tu madre vive en el pueblo la visitas todos los días y no cada dos semanas, los vecinos se saludan, se visitan, hay más relación y más familiaridad en esas relaciones”.

El alcalde de Casariche sugiere que la vida en un pueblo es la extrapolación de la vida familiar a un entorno más grande, a diferencia del estilo de vida urbano “donde ni conoces, ni saludas, ni visitas a tu vecino de al lado”. Y la realidad demuestra que cuanto mayor es el vínculo entre los individuos, más difícil es envolver las relaciones en mascarillas, geles y metros de distancia.

A 50 minutos en coche de Casariche está Cuevas de San Marcos, ya en la provincia de Málaga. Con 3.648 vecinos y 198 casos confirmados de coronavirus es el segundo municipio andaluz con más positivos acumulados en relación a su número de habitantes en la fecha utilizada para cruzar los datos. Cinco de cada 100 han contraído la enfermedad y se la han disgnosticado con PCR o test de antígenos. Prudencio Sánchez, primer teniente de alcalde de Cuevas de San Marcos, está ahora al frente del Ayuntamiento mientras el alcalde convalece de Covid. “De los cinco miembros del equipo de Gobierno, cuatro hemos caído”, explica. En Cuevas de San Marcos, el punto de partida está localizado en la residencia de ancianos, donde casi la mitad de los residentes y una veintena de trabajadores han dado positivo. En la Casa Consistorial empezó a manifestarse cuando enfermó una empleada, cuyo hijo trabaja en la residencia.

El alcalde en funciones de Cuevas de San Marcos no acierta a explicar cómo el virus ha podido extenderse tanto en un pueblo pequeño, que vive de explotaciones olivareras pequeñas y registra una movilidad intermunicipal modesta. “Desde marzo desinfectamos periódicamente las calles, las zonas de juego infantil están cerradas, en las dependencias municipales mayoritariamente se teletrabaja, se han cuidado muchísimo los aforo. Los vecinos han estado a la altura de lo que se les ha pedido siempre. Los hosteleros están en una situación límite, no solo porque tengan que limitar el número de clientes, sino porque la gente tiene susto y no va a los bares”. Y aún así el virus se extendió sin freno en apenas dos semanas. Ahora, ya con la situación controlada, Prudencio Sánchez sigue sin comprender cómo ha podido ocurrir en un pueblo “donde ni hay botellones, ni discotecas ni aglomeraciones de gente”.

Guaro, en el extremo occidental de Málaga, ya en la comarca de la Sierra de las Nieves es la tercera localidad con mayor penetración de la epidemia en la fecha en la que Andalucía sobrepasaba la frontera de los 100.000 positivos. Con solo 2.260 habitantes, suma más de un centenar de casos casi todos circunscritos al geriátrico del pueblo. A sólo 22 kilómetros de Marbella, es un ejemplo de tantos municipios pequeños, muchos en riesgo de despoblación, en los que han puesto el foco los inversores del sector de la geriatría atraído tanto por los precios del suelo como por las facilidades que ofrecían sus alcaldes.

Personas hacen cola para hacerse las pruebas del Covid-19 Personas hacen cola para hacerse las pruebas del Covid-19

Personas hacen cola para hacerse las pruebas del Covid-19 / Juan Carlos Vázquez

Ferias y celebraciones, en el punto de mira

En Montalbán de Córdoba, enclavado en la campiña sur cordobesa y con poco más de 4.400 habitantes y 210 contagios, casi cinco de cada 100 vecinos han recibido un diagnóstico de coronavirus. Aquí no hay residencia de ancianos que explique lo ocurrido. Si acaso el ambiente festivo de la no feria, como sugiere en la farmacia del pueblo una vecina que exige anonimato riguroso. El Ayuntamiento suspendió las fiestas patronales que cada año se celebran del 6 al 8 de agosto, “pero había ambiente festivo, vaya que sí”, dice. Fiestas domésticas de “jóvenes y no tan jóvenes” en locales y garajes, “y los bares a rebosar a las tres de la mañana”. Apenas a tres kilómetros de Montalbán está La Rambla, que celebra su feria, este año también suspendida, justo después. El resultado ha sido una prolongación de la atmósfera fiestera y del trasiego entre ambos pueblos que, en realidad, son ya una continuación urbana.

El 12 de agosto, solo cuatro días después de acabar la no feria de Montalbán, empezaban a circular las primeras noticias de positivos y tres días después, con medio centenar ya de casos, los propios vecinos optaban por el autoconfinamiento para tratar de cerrar el paso al virus, aunque después vendrían todavía otros 150 contagios más. En este caso, sin embargo, la mayoría de los positivos eran jóvenes y la gran mayoría de los casos no han sido graves.

Belalcázar, Pedrera, Luque, Segura de la Sierra, Villanueva del Rey, Frailes, Villanueva de la Reina o Pedro Martínez y así hasta completar una lista dominada por pueblos pequeños, rurales y aislados a los que el coronavirus ha llegado al calor del ambiente festivo, a partir de la clientela de una peluquería, por las visitas a los pueblos durante el verano y los fines de semana, entre otros múltiples motivos. Y a partir de ahí se ha extendido sin freno hasta ofrecer una tasa de contagios superior a la existente en aglomeraciones urbanas, de mayor densidad humana, más oferta de ocio y más desplazamientos. En estos tiempos de pandemia no es fácil hallar respuestas. En primer lugar porque no las hay y en segundo porque los profesionales a estas alturas ni quieren ni pueden hablar. Por eso no ha sido posible para este reportaje contar con la opinión de los expertos que trabajan en estas zonas.

Tasas en los municipios de mayor renta Tasas en los municipios de mayor renta

Tasas en los municipios de mayor renta

En cualquier caso, estos 60 municipios concentran el 10,6% de la población andaluza y el 22% de los casos registrados en la comunidad. Los datos de la Agencia Tributaria y de positivos acumulados por coronavirus en la fecha en la que Andalucía cruzó la frontera de los 100.000 contagios, arrojan un segundo escenario: a mayor renta, menor penetración del virus. Hay 134 municipios con rentas medias superiores a 20.000 euros en los que vive el 68% de la población andaluza. Se trata, en esencia, de las capitales de provincia, sus áreas metropolitanas y algunos de los grandes municipios de interior. De ellos, solo en 11 hay más de dos casos por 100 habitantes. De hecho, la promedio de contagios en este grupo se sitúa en el 1,22% de la población. O al menos se situaba el día Andalucía pasó de 100.000 positivos en SARS-CoV-2, porque de momento lo único constatado en esta pandemia son las incertidumbres. Desde la población pobre y negra de Estados Unidos, a los barrios de inmigrantes blangladesíes en Singapur, se han establecido conexiones entre la capacidad adquisitiva, la densidad residencial y la exposición al virus, parámetros que a su vez se suman a cuestiones como las patologías previas y el acceso al sistema sanitario. En España todavía no hay estudios en este sentido. Las estadísticas muestran una foto fija, en la que todo está por explicar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios