Encuesta de Celeste Tel

El PSOE andaluz recupera vigor y sumaría con la izquierda ante un PP reforzado

  • Una encuesta encargada por los socialistas los coloca como ganadores de unas elecciones, aunque con los populares a cinco puntos tras absorber la caída de Cs, que sería última fuerza

Susana Díaz, en un acto del PSOE andaluz a principios de julio Susana Díaz, en un acto del PSOE andaluz a principios de julio

Susana Díaz, en un acto del PSOE andaluz a principios de julio / Julio Muñoz / Efe

El PSOE andaluz volvería a ganar las elecciones autonómicas si se celebrasen mañana y, según una encuesta encargada por los socialistas, en esta ocasión, tendría posibilidades de formar gobierno. La ecuación que llevaría de nuevo a Susana Díaz a San Telmo tiene como principal elemento la recuperación de su partido, aunque hay que tener en cuenta la resistencia de Adelante Andalucía, que permitiría una mayoría de izquierdas como la que hay en La Moncloa o la que experimentó la autonomía entre 2012 y 2015.

En el otro lado de la ecuación destaca el batacazo de Ciudadanos, incapaz de sacar provecho de su presencia en el Ejecutivo frente a un PP reforzado, que se beneficia de su papel en la Junta, pero no tanto como para reeditar la mayoría que eligió a Juanma Moreno como primer presidente andaluz sin carnet del PSOE.

El sondeo elaborado por Celeste Tel entre el 26 de junio y el 4 de julio concede al partido de Susana Díaz 40 escaños, siete más de los que tiene ahora, y un porcentaje de voto del 31,1%. Son algo más de tres puntos porcentuales más que los que cosechó el 2-D, pero queda lejos de los porcentajes de voto logrados por el PSOE en las dos generales de 2019, un 34,2% en abril y un 33,3% en noviembre.

Estimación de voto y escaños Estimación de voto y escaños

Estimación de voto y escaños / Departamento de Infografía

El crecimiento en votos respecto a las autonómicas de 2018 sería de unos 120.000 sufragios. Hay que recordar que aquella noche los socialistas andaluces se dejaron cerca de 400.000 apoyos respecto a 2015, muchos camino de la abstención. Según la investigación demoscópica encargada por San Vicente, un tercio de los nuevos votantes y los abstencionistas optarían por la papeleta del puño y la rosa en unos hipotéticos comicios.

El PSOE solucionaría así parte del problema que acabó con los socialistas desalojados de la Junta tras 37 años en el poder. A la recuperación socialista –y el buen resultado previsto para un Adelante en plena descomposición– hay que sumar la suerte dispar de los socios del actual Gobierno de la Junta.

El PP saca provecho de su labor de gobierno

El PP capitaliza los éxitos de su Ejecutivo y, de hecho, es el partido que más crece en el sondeo, con casi 200.000 votos más respecto al 2-D. Ciudadanos sería el mayor perjudicado. Se deja 250.000 sufragios por el camino y más de la mitad de sus escaños. Los naranjas volverían a la situación de 2015, con la diferencia de que sus diez escaños no servirían para hacer a Díaz presidenta y tampoco permitirían reeditar la mayoría del Gobierno del cambio.

Populares y naranjas sólo sumarían 41 escaños, lejos de los 47 que tienen ahora. Los 11 escaños que la encuesta encargada por el PSOE concede a Vox aleja cualquier posibilidad de sumar con PP y Ciudadanos, ya sea desde el Parlamento, como en la actual legislatura, o entrando a formar parte del Ejecutivo.

El partido que dirige en Andalucía Alejandro Hernández calca los resultados de los comicios de 2018, es decir, ni saca provecho de su apoyo a Juanma Moreno ni se ve perjudicado. Sin embargo, la acusada caída del partido de Juan Marín permitiría a Vox ser cuarta fuerza, con 11 escaños, uno más que los naranjas, a pesar de que éstos cuentan con más votos.

La clave del sondeo de Celeste Tel es, quizás, la escasa fidelidad de los votantes de Ciudadanos. Un partido con presencia en la Junta, con un vicepresidente y cuatro consejeros y con el bastón de mando de la alcaldía de Granada en su poder y que sólo es capaz de convencer al 56,5% de las personas que lo apoyaron hace menos de dos años.

El PP es el principal beneficiado de esa fuga, ya que dos de cada diez votantes naranjas –21,2%– elegirían ahora a los populares. El PSOE también saca partido al absorber al 8,4% de esos votantes y no hay que obviar al 11,1% que se van a la abstención. PSOE y PP son los únicos partidos que mantienen una fidelidad por encima del 90%, con un 93,2% y un 92,2% respectivamente. Les sigue Adelante, con un 88,4% y Vox, con un 85,5%.

La mayoría piensa que Andalucía sigue igual

Respecto a la valoración de la labor del Ejecutivo de PP y Cs, son mayoría (43%) los que piensan que la situación de Andalucía sigue igual desde que se produjo el cambio de Gobierno. Un 28,3% considera que ha empeorado, frente al 17,4% que cree que ha mejorado.

Lo llamativo es que son los votantes de Ciudadanos los más satisfechos con la labor de la Junta, ya que el porcentaje de personas que piensa que la situación es mejor crece hasta el 42,6%, por encima de quienes votaron al Vox (40,3%), pero, sobre todo, al PP (31,8%).

Como le ocurrió en la anterior legislatura, Díaz podría gobernar porque no parece viable una mayoría alternativa, aunque tendría que afanarse para conseguir una alianza. El PSOE parece imbatible en Andalucía, aunque ni las encuestas ni las elecciones de los últimos años le conceden el vigor de antaño.

En los comicios autonómicos de 2015 el PSOE superó el 35% de los votos. En las generales del año pasado logró un 33% y un 32%. Esta encuesta de Celeste Tel se queda en el 31%, pero el último barómetro del Centra –el Centro de Estudios Andaluces de la Consejería de Presidencia– redujo la intención e voto al 27,78%. Aquel sondeo dejó la distancia con el PP en sólo tres puntos, frente a los cinco de esta encuesta y los casi 12 de las elecciones generales de noviembre de 2019.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios