Andalucía

El retraso del congreso federal tensiona a los dos bandos del PSOE andaluz

  • Las primarias que decidirán el futuro de Susana Díaz serán a partir de noviembre, después del cónclave estatal que se celebrará en la segunda quincena de octubre para sortear la pandemia

Susana Díaz, en la sede regional del PSOE andaluz. Susana Díaz, en la sede regional del PSOE andaluz.

Susana Díaz, en la sede regional del PSOE andaluz. / Julio Muñoz / Efe

El XL Congreso Federal del PSOE será en la segunda semana de octubre. Lo confirmó ayer la Ejecutiva socialista, que ha convocado para este 23 de enero el Comité Federal, paso previo al retraso del cónclave. Pedro Sánchez busca que el proceso sea presencial, lo que obliga a trasladarlo a otoño, ya que la pandemia haría imposible cumplir el calendario. El Comité Federal, que será telemático por primera vez, es el máximo órgano entre congresos y decide también los calendarios de los cónclaves regionales, por lo que el retraso anunciado ayer también mueve el congreso del PSOE andaluz que decidirá el futuro de Susana Díaz.

Hace sólo unos días que la líder socialista y ex presidenta de la Junta confirmó que su intención es participar en ese proceso para volver a presentarse a unas elecciones autonómicas y seguir dirigiendo el partido. En realidad ya había mostrado antes su disposición, pero lo hizo oficial después de que en Cataluña se haya producido un cambio de cromos auspiciado desde La Moncloa. Todos los focos se centraron en Díaz cuando se anunció que Salvador Illa sería el candidato del PSC a las autonómicas de febrero, sobre todo porque se da por hecho que el PSOE buscará una salida óptima para Miquel Iceta.

La ex presidenta, que ya fue tentada con la Presidencia del Senado, dejó clara su intención de seguir en Andalucía. La duda ahora es saber si el retraso de los tiempos orgánicos del PSOE la beneficia o la perjudica. La tesis más extendida hasta ahora apunta a que el tiempo juega a favor de los intereses de Susana Díaz. Cuanto más tiempo pase hasta el congreso, más cerca estará la fecha de las elecciones andaluzas. El presidente de la Junta, Juanma Moreno, se ha mostrado contrario a esta posibilidad, pero ya ha avisado que dependerá del apoyo parlamentario de sus socios de Vox.

En este punto hay que tener en cuenta dos condicionantes. El primero es las urnas se instalarán aunque haya adelanto electoral, ya que los estatutos del PSOE contemplan la celebración de primarias para elegir a los candidatos, siempre que no estén en el gobierno. Y el segundo, como recuerda uno de los críticos, es que a Pedro Sánchez no le ha temblado el pulso al cambiar a un candidato cuando faltan menos de dos meses de las elecciones en Cataluña. El nuevo aspirante no es otro que el ministro de Sanidad en medio de una pandemia inédita en un siglo. Si esto ocurre, existe la posibilidad de que Susana Díaz no sea la candidata, pero siga siendo la secretaria general del PSOE hasta que se celebre el congreso, después de las autonómicas.

Todavía falta para que se haga pública la postura del presidente del Gobierno, que será casi definitiva, pero mientras tanto las entrañas del PSOE no paran de hacer ruido. Desde el entorno de la ex presidenta lamentan ese runrún y consideran que perjudica la labor de oposición de los socialistas. Aseguran que el Gobierno de PP y Ciudadanos lo sabe y lo aprovecha, por lo que el mensaje coincide con el expresado por Díaz la semana pasada. “Hace sólo unos días manifestó con rotunda claridad en lo que está centrada, que es la situación por la pandemia y sus consecuencias”, zanjó ayer el secretario de Organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo, tras la reunión de la Ejecutiva regional del partido.

Antes de final de mes quedará establecido el calendario definitivo, pero las primarias no serán antes de noviembre. Hasta entonces, las conversaciones entre los opositores a la dirección de Díaz seguirán buscando una entente, aunque hasta ahora estaban divididos entre los que apostaban por buscarle a la líder socialista una salida pactada o ir directamente a las urnas en una pugna “histórica”. “Si [Díaz] cree que somos el ejército de Pancho Villa, nos subestima”, asegura uno de los críticos, que garantiza que las conversaciones entre las distintas familias son constantes. Esta fuente confía en que, cuando llegue el momento, todas las voces alcancen un acuerdo para presentar un nombre capaz de arrebatar el liderazgo del PSOE a la ex presidenta de la Junta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios