'After. Aquí empieza todo' | Crítica Ella, inocente; él, malote

El fenómeno editorial de 'After' llega al cine. El fenómeno editorial de 'After' llega al cine.

El fenómeno editorial de 'After' llega al cine.

Telenovela adolescente empeorada por las insinceras pretensiones de darle un barniz de profundidad, de erotismo y de oscura atracción un poquito a lo sombritas de Grey y a series de adolescentes un poco, solo un poco para como están las cosas, atrevidas; sin incurrir en lo explícito, que estamos en el universo Crepúsculo pero sin vampiros.

Joven inexperta (lo que en realidad quiere decir normal y antes se llamaba decente) en su primer año de universidad y muchachito malo y guapo enredados en una relación que se pretende tan tensa y peligrosa como apasionada. Esta cosa flácida con pretensiones erectas se basa en una novela de la presunta escritora con muletas de programas de escritura on line Anna Todd que –¡cielos!– tuvo tanto éxito que ha generado cuatro secuelas. En el caso de que esta película tenga idéntico éxito cabría la apocalíptica posibilidad de que fuera la primera entrega de una saga. Esperemos que no.

La dirige (por decir algo) Jenny Cage en su debut en el largometraje de ficción. Esta unión de novelista y directora refuerza más estereotipos tradicionales que acunar una muñeca mientras se salta a la comba haciendo volar un diabolo antes de jugar a las cocinitas. La inteligencia siempre puede más que el género.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios