Juliet, desnuda | crítica Baja fidelidad

Comentarios 0

Somos muchos los que reconocimos en Nick Hornby a una suerte de hermano mayor capaz de poner en orden, con una sensibilidad afín, la perspectiva de la edad y el dominio de la materia, algunos placeres culpables de ese adolescente contradictorio que fuimos, amante a un tiempo del fútbol, el rock y el pop e inseguro sujeto pasivo de toda la inmadurez sentimental imaginable.

Novelas como Fiebre en las gradas o, sobre todo, Alta fidelidad, fueron reveladoras lecturas de iniciación y autodescubrimiento a las que tal vez hoy no querríamos volver por no reconocer en ellas una doble frustración generacional y personal. Con todo, Hornby ha seguido desplegando su pasión por la música y las relaciones sentimentales en el mundo moderno en otras obras que ya no leímos, entre otras cosas porque el cine (Un niño grande, Mejor otro día) ya se ocupaba de adaptarlas.

De todo eso habla un poco en realidad Juliet, desnuda, llevada ahora al cine por el productor Judd Apatow y Jesse Peretz: una película sobre esa pueril resistencia a la madurez y a la renuncia de los mitos de la juventud como eterno modo de vida, pero ojo, también un retrato femenino levemente liberador y empático sobre una de esas mujeres damnificadas por el peterpanismo de sus novios (Chris O’Dowd, entrañablemente patético), empeñados en vivir en su burbuja de recuerdos y mitología de sótano, posters y estanterías.

De la crisis de la pareja estable desincronizada resuelta por el rocambolesco encuentro de ella (estupenda Rose Byrne) con el mito de culto de él (Ethan Hawke, viejo rockero desencantado con muchos hijos a cuestas) da cuenta esta amable comedia romántica generacional que nos pone ante el espejo de la (falsa) nostalgia por cualquier tiempo pasado e invita, de la mano de un buen puñado de canciones, indudable cariño por sus criaturas, un fluido intercambio de e-mails y estupendos secundarios en un pequeño pueblo de la costa británica, a abandonar esa fatídica zona de confort por el riesgo de nuevas aventuras con otra banda sonora.