Hermanas de la Cruz

"La visita del Gran Poder es un acontecimiento muy grande"

  • Las monjas aguardan con ilusión la visita del Señor de Sevilla en su traslado de regreso a San Lorenzo que se producirá en el día de hoy.

La historia del Gran Poder es la de los miles de fieles y devotos que lo veneran. Casi cuatrocientos años en los que se ha forjado una devoción universal a golpe de rezos que trasciende a la propia hermandad. Personas anónimas, hermanos que han tenido grandes responsabilidades en el gobierno de la cofradía, sacerdotes, políticos... El Señor es de todos y todos tienen una historia en torno a él. También de las Hermanas de la Cruz que, por primera vez en la historia, recibirán al Señor en su convento. Será el gran hito de la procesión de regreso del Señor a su basílica. Las hermanas tendrán al Gran Poder a las puertas de su casa, le cantarán, le rezarán, en una estampa que quedará para siempre en la memoria de las hermanas.

La hermana Mercedes, secretaria general de las Hermanas de la Cruz, asegura que para ellas es muy especial la visita del Señor del Gran Poder en la procesión de regreso a su basílica. "Es un acontecimiento muy grande para nosotras. Una gran noticia". En los últimos días han estado ensayando los cantos para una visita que en la forma será muy similar al del resto de las hermandades durante la Semana Santa, aunque en el fondo tendrá ese cariz especial por tratarse del Gran Poder, una imagen muy venerada también en la comunidad: "La mayoría son sevillanas y las que no, como aquí está el noviciado, conocen perfectamente al Gran Poder y lo que significa. Para todas será algo muy grande".

Monseñor Camilo Olivares también se congratula de la visita del Señor a las Hermanas de la Cruz. "Para la hermandad es muy importante". Con 90 años de edad, este canónigo de la Catedral de Sevilla y capellán real, lleva 85 de hermano del Gran Poder y 37 como director espiritual. Sus recuerdos de la hermandad son los de un muchacho que se emocionaba cuando limpiaba la mano del Señor en aquellos besamanos en San Lorenzo que se hacían sobre el paso. Los del joven nazareno con una bocina delante de la Virgen, o aquellas grandes novenas con el Señor presidiendo el altar mayor de la parroquia con las grandes predicaciones del padre Camarasa o el padre Laburu. "La salida del Señor es una culminación preciosa del Año de la Misericordia. Cada vez que sale la ciudad se vuelca y se convierte en templo. Es un ejemplo de piedad y fe. Cuando pasa el Señor se escucha el silencio convertido en oración". Monseñor Olivares hace un llamamiento para vivir el sábado la gran misa del Jubileo de las Hermandades que oficiará el arzobispo Asenjo.

 Aquel cuadro del Señor con la túnica de los cardos alumbrado por una mariposa en la casa familiar de Villarrasa fue la que prendió la devoción al Señor en Antonio Ríos. "Era como un familiar nuestro". Fue, tras volver de estudiar en Madrid, cuando se hizo hermano. El año próximo cumplirá las bodas de oro. El vizconde de Dos Fuentes lo llamó para que ingresara en la junta de gobierno como secretario segundo. A partir de ahí, lo fue prácticamente todo, hasta ser hermano mayor entre 1984 y 1992. Aunque, si hay un cargo especial para él es el de prioste: "Ser prioste del Señor es algo especialísimo. Estar en contacto con él, descubrirlo... no es fácil y te marca para toda la vida. La primera vez que me dijeron que me subiera para aprender a vestirlo fue muy bonito". Fruto de esta cercanía, muchas personas le piden que traslade sus peticiones y rezos al Señor.

La salida por el Año de la Misericordia es muy especial para la hermandad y los devotos del Señor. Antonio Ríos recomienda especialmente el traslado de vuelta. "Tendrá mucho encanto la visita a las Hermanas de la Cruz. Ellas colaboran mucho con la Bolsa de Caridad. Conocen muy bien la ciudad y muchas veces son nuestra referencia".

José Ignacio Jiménez Esquivias es historia viva del Gran Poder. Atesora un sinfín de recuerdos y vivencias que transmite a sus hermanos en los artículos que publica regularmente en el anuario de la hermandad. Ha vivido todas las salidas extraordinarias del siglo XX, salvo la de 1939. "La que más me impactó fue la de 1965 de traslado a la basílica. Fue impactante". Ahora -asegura- se ha perdido espontaneidad. Por ejemplo, ya se sabe que la Banda Municipal le pondrá música al Señor en la Plaza Nueva. "Entonces fue una sorpresa. Nadie sabía nada. Empezó a sonar Ione en la Telefónica. A los costaleros de Bejarano les costó un poco coger el ritmo".

Considera que la salida del Gran Poder es muy importante para la ciudad por el enorme tirón devocional. "Creo que será la procesión más multitudinaria e histórica de Sevilla". Y en este caso, se declara abierta heterodoxo. "Me gusta el recorrido de vuelta. En estas ocasiones hay que hacerlo así. Me hubiera gustado poder decirle al hermano mayor de la Macarena que dónde va a estar la Centuria, con Hidalgo y su tambor al frente", esperando al Señor", comenta en tono distendido.

"El Gran Poder es la imagen que mejor representa físicamente, materialmente, carnalmente, todos los valores del Cristo vivo y encarnado. Por eso la gente lo aprecia tanto ya sea racionalmente o sentimentalmente. He estado con personas de fuera de Sevilla enseñándoles la Semana Santa y se han emocionado al ver al Gran Poder", quien así se expresa es el ex presidente de la Junta de Andalucía, José Rodríguez de la Borbolla.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios