TIEMPO El tiempo en Sevilla pega un giro radical y vuelve a traer lluvias

Cómics

Dobles parejas

Detalle de la portada del volumen.

Detalle de la portada del volumen.

Matar el rato es el título de la primera parte de la trilogía de historietas infantiles de Los Muértimer, que ha cosechado un éxito unánime de público y crítica en Francia y que Astiberri pone a la venta en nuestro idioma dentro de su colección Txikiberri. Premio al mejor cómic infantil ACBD (Asociación de periodistas y críticos de cómic de Francia) 2018, Premio Du vent dans le BD 2019, Premio Livrentête BD Juniors 2020 y seleccionado en el Top 5 de los mejores cómics para niños 2020 Bodoï, la serie es obra de Léa Mazé, cuyo currículum presume también de un par de nominaciones a los premios Eisner, de haber formado parte de la selección del Festival Internacional de cómic de Angoulême y de algún otro premio más. Bastante impresionante, todo hay que decirlo.

El álbum está recomendado para niños a partir de ocho años y narra las intrigantes aventuras de los gemelos Céline y Colin Mortimer, hijos de los dueños de una empresa de pompas fúnebres que viven a las puertas de un cementerio. Es por eso que todos en las escuela ser ríen de ellos llamándolos los Muértimer (Les Croques en la edición original). La trama se complica cuando, después de ser expulsados de clase por una pelea, el tallista del cementerio los pone en la pista de un extraño misterio, comenzando por el signo que se repite en varias tumbas, y se ponen a jugar a los detectives. Tanto premio no es casualidad, Los Muértimer es un tebeo absorbente. La serie ha concluido en Francia y Astiberri anuncia el segundo volumen para Navidad.

Y ya que estamos con Txikiberri, y con parejas de protagonistas, les cuento que ha salido el segundo tomo de Claudio y Morino, la divertida serie del también francés Adrien Albert. Lleva por título ¡Feliz cumpleaños! y, como sugiere éste, la cosa va de fiesta. En este caso de la movidita celebración que el esqueleto Claudio ha preparado para su amigo, el toro que lleva por nombre Morino. Como en las mejores, se sabe cómo empieza, pero no se sabe cómo va a acabar. Amistad y humor absurdo para que los más pequeños se enamoren de los tebeos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios