TIEMPO Bajo de Guía se tiñe de blanco tras una impresionante granizada

Banca

Seis comisiones de los bancos que quizás no conocías

Las comisiones bancarias desconocidas por la mayor parte de la población

Las comisiones bancarias desconocidas por la mayor parte de la población

Las comisiones bancarias son las que que nuestras entidad nos cobra por darnos alguno de los servicios que tengamos contratados. Existen bancos que cuentan con numerosas cantidades de este tipo mientras que hay otras más asequibles dentro de toda la oferta disponible.

En España, la mayoría de entidades bancarias cuentan con comisiones por el mantenimiento de la cuenta corriente, o incluso existe un nuevo tipo de comisión que cobra al retirar dinero en efectivo. De hecho, entidades como Caixabank, ha optado por minimizar este impacto en las cuentas de sus clientes.

Pero no todo es tan fácil, dado que las comisiones son una de las principales fuentes de ingresos de estas entidades. Algunas ya las conocemos, y sufrimos, pero existen otras que son más desconocidas en general por gran parte de la población. Estas son algunas de esas comisiones que pueden cobrarte pero de las que desconoces su existencia.

Comisión por inactividad

Este tipo de práctica es considerada por la propia Organización de Consumidores y Usuarios, OCU, como "una mala práctica bancaria, pero que puede pasar". Consiste en cobrar emisiones de mantenimiento en cuentas que se encuentran 'inactivas'. Existen entidades que si el saldo está a cero y no hay actividad dan por hecho que se trata de una cuenta cerrada, por lo cual se cancelará en el momento en que el saldo llegue a 0. No obstante, existen otros bancos que siguen cobrando comisiones de mantenimiento, e incluso bancos que cuentan con comisiones precisamente por inactividad. Para evitarlo lo más recomendable es, si no vamos a seguir haciendo uso de esta cuenta, solicitar la cancelación al banco.

Comisión por descubierto

En otras ocasiones, se nos hace un cargo en nuestra cuenta superior al importe del saldo del cual disponemos. Esto se produce cuando, por ejemplo, se nos pasa un recibo valorado en 200 euros y tan solo disponemos de 100 euros sin que el banco lo eche para atrás sino que lo pagaría de igual modo. Es entonces cuando nuestra cuenta pasaría a poseer un descubierto de la diferencia, en este caso de -100 euros. La mayoría de entidades bancarias ponen la cuenta en negativo y cobran una comisión por este descubierto. Existen entidades, no obstante, que ofrecen descubiertos a tipo gratuito para regularizar este tipo de saldo.

Comisión por no tener un saldo mínimo

Normalmente, las entidades suelen ofrecer suculentas ofertas por contratar sus servicios. Sin embargo, debemos leer la letra pequeña porque en numerosas ocasiones, para mantener este tipo de cuentas sin comisiones, es necesario un ingreso mínimo al mes o tener depositado una cifra estipulada de antemano. Si no cumplimos con este requisito, el banco podrá ejercer determinadas penalizaciones que nos generen gastos en forma de comisiones mensuales o anuales.

Comisión por cerrar la cuenta

En cuanto al punto anterior, es muy importante recalcar la importancia de leer el contrario de la entidad con la que estamos contratando los servicios, dado que existen cláusulas que nos obligan a mantener la cuenta abierta un determinado tiempo. Esto significa que si procedemos a cancelar nuestra cuenta antes de que trascurra este período, sin cumplir la permanencia mínima, nuestro banco podría cobrarnos unos intereses por incumplir los plazos estipulados.

Comisión por duplicado de tarjeta

Esta es una de las comisiones que más fastidian a los clientes bancarias. Determinadas veces perdemos o inutilizamos nuestras tarjetas de crédito o débito o, incluso, podemos ser víctimas de robo. Existen numerosas entidades bancarias que nos aplicarán una comisión por solicitar una nueva tarjeta, por lo que es necesario disponer de esta información a fin de evitar nuevos gastos.

Comisión por correspondencia

En pleno 2021, la mayoría de comunicaciones se realizan de manera telemática u online, a través de las aplicaciones o correos electrónicos registrados a tal caso. No obstante, si no actualizamos nuestra forma de comunicación con el banco quizás estemos aún recibiendo por correo ordinario este tipo de notificaciones. Lo más recomendable es ponernos en contacto con nuestro gestor o acercarnos a nuestra oficina para declinar este servicio, ya que suele acarrear comisiones adicionales por hacer uso de esta modalidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios