Betis Energía Plus

Dani y Matt, dos grandes 'cicerones coperos'

  • El base y el pívot son los únicos integrantes del plantel bético que saben lo que es levantar este título

Dani Rodríguez, durante el partido de la novena jornada ante el Palencia. Dani Rodríguez, durante el partido de la novena jornada ante el Palencia.

Dani Rodríguez, durante el partido de la novena jornada ante el Palencia. / Víctor Rodríguez

La primera meta volante de la temporada ya está superada. Y con creces. Las 13 victorias consecutivas (o 12+1, por aquello del mal fario) logradas por el Betis Energía Plus han colocado el nombre del equipo verdiblanco en el papel de organizador de la Copa Princesa y a San Pablo como escenario. El rival al que se enfrente el próximo viernes 8 de febrero –la fecha anunciada por la Federación y que todavía puede variar, entre otros factores, en función del contendiente de los hispalenses– es todavía una incógnita. A falta de los 40 minutos de juego correspondientes a la próxima jornada todavía por disputarse, el Huesca, Palencia o Bilbao Básket, éste con más papeletas, pueden ser el rival a batir en la cancha hispalense.

Será un duelo en el que los béticos, por jugar en casa y la espectacular racha que manejan, serán los claros favoritos. Pero a un partido, y más en una final, puede pasar cualquier cosa. Tópico, sí, pero cierto. Por ello, será importantísimo el papel que puedan tomar jugadores con experiencia en estas lides. En el plantel verdiblanco hay dos jugadores que pueden ejercer de acreditados cicerones en esta cuestión: Dani Rodríguez, vencedor en dos ocasiones del trofeo, y Matt Stainbrook, con una edición en su palmarés.

En dos ocasiones, además de forma consecutiva, ganó el base de Esplugas de Llobregat el título de la Copa Princesa de Asturias. Fue en la temporada 2014-15 y 2015-16, cuando en las filas del Palencia, Dani Rodríguez tocó plata. Aunque todos los títulos son importantes, seguro que el ahora playmaker verdiblanco recuerda con más cariño la segunda ocasión, en la que, además, fue nombrado MVP de la final. 30 puntos (con 6 triples), cuatro rebotes, cuatro asistencias, una recuperación y cuatro faltas recibidas para un total de 27 puntos de valoración fueron los números que convirtieron al base en el mejor jugador de la final. Ese mismo año, además, logró el título liguero y el ascenso –no consumado– a la Liga Endesa.

También conoce el sabor de este título Matt Stainbrook. El pívot norteamericano logró el pasado curso (2017-18) vencer en la Copa Princesa con el Breogán. Con sufrimiento, el conjunto gallego logró un nuevo título copero diez años después de haber levantado el último. Su rival en aquella final, en la que acabó eliminado por faltas personales, fue el Manresa de Lluís Costa, hoy su compañero de vestuario en San Pablo. Precisamente, tanto lucenses, tras ganar la LEB Oro, como catalanes, después de vencer en los play off, lograron el ascenso a la ACB el pasado verano.

La cita del segundo fin de semana de febrero supondrá, también, una ocasión para que jugadores como el mencionado Lluís Costa o también Pablo Almazán, que tienen subcampeonatos en su palmarés, se desquiten y logren el título que se les negó en temporadas anteriores. Incluso Curro Segura, con el mítico CAI Zaragoza en la temporada 2004-05, quedó en segundo lugar de la por entonces Copa Príncipe de Asturias. Una espinita clavada que ahora, vestidos de verde y blanco, pueden quitarse. Será, además, una nueva oportunidad para que los aficionados al baloncesto de la ciudad vuelvan a engancharse al deporte de la canasta tras varios años de vaivenes. Su apoyo en este partido también puede resultar clave para que el club celebre un título.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios