LaLiga Genuine

Cuando el gol es la sonrisa

  • La ciudad deportiva del Sevilla acoge la segunda fase del torneo con 18 equipos

  • "Se disfruta mucho, pero nadie quiere perder", recalca Salva Bernal, anfitrión y técnico del Sevilla

En LaLiga Genuine no hay VAR. Ni falta que hace. El fútbol vuelve a su esencia prístina del goce del juego, lo lúdico por encima de la competición. El honor no depende de la victoria ni del buen perder, sino de los valores auténticos de la deportividad, en una acepción más pura que en la competición profesional. Aquí no hay que buscar clasificaciones europeas ni cuadrar presupuestos. El mejor título es la amistad desde el deporte. Y el mayor golazo es la sonrisa de los participantes. Se trata de jugar por jugar, desde un sentido vital y verdaderamente cordial, en el sentido etimológicamente latino de la palabra: manda el corazón más que nunca.

Este fin de semana acoge la ciudad deportiva del Sevilla la segunda fase del torneo que creó la Liga a partir de la propuesta que hizo en 2016 el Gimnástic de Tarragona. Según la propia organización, "se trata de un fútbol para todos", para los jugadores y las jugadores. "Todos los jugadores se merecen una oportunidad para demostrar lo que llevan dentro y participar en el evento. El respeto a uno mismo y al resto de compañeros es básico. Y debe quedar claro que la competición es importante, pero no a cualquier precio, se trata de compartir antes que competir", afirma la organización.

Los equipos están formados por jugadores y jugadoras con más del 33% de discapacidad intelectual mayores de 16 años, y las categorías son únicas o mixtas, masculina y femenina. Se juega en la modalidad de fútbol 8 (7 + portero) y también tiene sus propias reglas de puntuación. No se trata de contar los goles, que sí valen, claro que sí, tanto como las sonrisas.

El sevillista Dani obstaculiza a una jugadora del Rayo. El sevillista Dani obstaculiza a una jugadora del Rayo.

El sevillista Dani obstaculiza a una jugadora del Rayo. / Juan Carlos Muñoz

Salvador Bernal ejerce la doble función de entrenador del Sevilla y anfitrión. "El torneo está diseñado para que nadie salga enfadado, pero hay carga competitiva, porque el fútbol es muy visible y defienden los colores de su club. Viven el fútbol y juegan a ganar y, aunque haya algún agarre, al final se perdonan, se dan la mano, se abrazan... Cuando jugabas en la calle también te peleabas con tus amigos, porque nadie quiere perder. Se disfruta mucho porque es una fuente inagotable de anécdotas", resume el entrenador del Sevilla.

Los partidos constan de cuatro partes de 10 minutos, con el siguiente sistema de puntuación: 1 punto por cada parte ganada y 0 puntos por cada parte empatada o perdida; 3 puntos por partido ganado, 2 por partido empatado y 1 por partido perdido.

Durante la mañana y la tarde de ayer se desarrollaron 18 partidos de esta segunda fase. La primera ya se realizó en Tarragona. La siguiente parada será en la ciudad deportiva del Betis, el 28 de febrero y el 1 de marzo. En las dos primeras ediciones se pasó de 18 a 30 clubes; en su tercera temporada, LaLiga Genuine suma 36 equipos ya.

El Sevilla abre y cierra la doble jornada. Se enfrentó al Rayo Vallecano por la mañana y al Leganés por la tarde. El equipo de Salvador Bernal perdió ambos partidos en el marcador de goles (1-2 y 1-0). En el de sonrisas todos ganaron. Las premisas son el respeto, el compañerismo y la deportividad, valores mucho más fáciles de plasmar sobre el césped cuando se trata con personas que, como recalca la organización, están capacitadas al 100% para los verdaderos valores del fútbol. "Mañana tenemos un día muy bonito de rivalidad con el Cádiz", recuerda Salva Bernal, que anuncia una sorpresa. "Como está sancionado Diego Carlos, vendrá a animarnos".

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios